Una sustancia llamada amor…

Oscuros son los sueños
y oscuras las miradas
penumbra es el pasado
evocado en los recuerdos
que se sumen tras intentos
fallidos de no hacer nada
¿Y qué es la nada, sin el algo?
Es sólo una emboscada.

Ven, acércate cauteloso
toca el pecho que arde
late, se arrebata y grita
¿Qué grita con tal necedad?
Que mecánico no es
y no se puede resetear.

Quien fuese nube
está disperso
quien fuese aire
está viciado;
quien fuese vida
está hoy muerto
quien fuese orgullo,
lo sigue siendo.

Sea pues mi triste sueño
alcanzado y marchito
por el maldito orgullo.
Estáte entonces
en tu reino quieto,
desierto, desolado
y también abandonado.
Pues ha sido el verdugo
tal egocentrismo
que acompaña, abandona
que ama y que odia.

No somos nada más
que ganas de ganar
intentos de demostrar
que el recuerdo efímero es
e ilusiones cosas que van
disolviéndose como la lluvia
que rebota en la ventana.

Oscura es la noche
oscura la vida
oscuro el momento
en que tu luz viva,
y hermoso el instante
en que vuestro corazón diga
“me rindo ante la falsedad,
el amor es una mentira”.
Al fin y al cabo sabemos
que lo sentimientos son sólo
reacciones químicas del cuerpo,
un estado de ánimo más,
sólo por el momento.

.

.

Vicereine Stfeir Ascensi

Una mirada al pasado… A breathe for you…

Fuiste el motivo de mi felicidad

instantes que jamás olvidaré…

mi vida se quedó en tu respiro,

y en la última mirada he de morir.
.

Es triste recononcer

cómo es que me siento ahora,

saber que aquel momento

fue sólo un recuento

de todo lo que a amarte llegué.
.

Me arrepiento, de no haberlo hecho

de no haberos dicho cuánto más te amé;

maldigo que las lágrimas sofocaran mi voz

y que no te pude retener un segundo ante el portón.
.

Ahora, todos dicen que muerto estás

que has cambiado, que no volverás.

Ahora ¿qué me queda ya?

Morir o luchar, morir o luchar.
.

Intento, gritarle al viento

un lamento que de sangre manchará,

desgarrarme la garganta,

y vaciar el interior…

si es que dentro de mi alma

existe algo mejor.
.

Entonces que salga

porque contigo, todo huyó.

¿Dar vuelta a la hoja?

¡No puedo olvidar!

No quiero hacerlo…

Aquí siempre estarás.
.

Así hayas cambiado,

y parezcas ser otro;

por dentro os conozco

te admiro y adoro,

mientras cada noche en las estrellas

miro tu rostro, deseando volver…

volver a tenerte en mis brazos

y soñar juntos eternamente.

Dejadme

Dejadme… Dejadme….
por favor… dejadme.
Que esta a punto de salir la persona
que tanto tiempo ha dormido…

dejadme por favor.

.
El sinsentir se apodera de mi alma
y mi nombre se transforma en apatía;
sabría siquiera qué es el dolor,
si experimentarlo esta noche pudiera.
.
Lo muerto nunca muere y yo condenada
a mi naturaleza renazco,
como fénix me desvanezco
en cada pluma roja de sangre empapada
de fuego que arde por mis venas

escurriendo mi vida plena

a la eterna fuente brillante

que se llevó mi sonrisa lejos.
.
Adagio mil veces cantado
hoy bajo la vista, cansada:
de mis vagas ilusiones
de los sueños rotos y opacos
de las metiras que salen de tu boca
que me llenan los oidos y matan mis esperanzas.
.
El odio… el odio…

quiza es tan poco
y es tanto que se neutraliza.
La apatia es el dolor mas grande
el no sentir ni la arruga de una sonrisa
hasta el fingir es vago y sin esfuerzo
simplemente converso
con el payaso macabro de mi dolor.
.
Ah… mis miedos y tragedias
Ay de mis frías revelaciones
Sólo sóis vos y yo quienes estamos…
.
¡Pero basta! Eres un pensamiento al fin y al cabo,
sola, solitaria; como estoy, estuve y he de estarlo
el eco de mi locura la voz de mis recuerdos
y la imagen que me reconforta.

Eres la cura de mis dolores,
panacea fantástica de mil colores
tu, mi adorado, mi inmortal que siempre apareces
y me haces pensar que mi mente es ágil,
o es frágilmente débil y loca
por escuchar tu voz tan real,
que no es mia tan audaz,
que no respondes lo que quiero escuchar
sino que eres algo tan distinto a mi…
alguien diferente como si fueres un ente
que vive dentro de mi cuerpo etéreo.
.
¿Quién eres? te pregunto de nuevo
por favor… ¿Quién eres?

que te necesito…

.
Dejadme… dejadme
dejadme… que escucho
su voz en susurro llamarme de nuevo
y dice “silencio”, solo eso quiero
silente, amante y sanguíneo amigo
nuestra conversación ha de empezar.

.

.

Fotografia  y poema  por: Vicereine Stfeir Ascensi

El baúl de los recuerdos…

Visitando por ahi mi viejo, y fuera de mi,  space encontre unos poemuchos. Soy la autora eee!!!

.

Poema II: Aegis

Triste, la vida acababa como espiga yo segaba

Y pensaba en ocultarme de ese sol tan infernal;

Caminaba yo buscando a la vez que iba llorando

Lloro vida es mi sangre y ya quiero despertar.

De este sueño de penunbra imploro ya despertar.

Tu vida en mi caerá.

.

El tiempo en alas pasaba, dulce mi vida llevaba

Pero el destino asesino puso en mi la soledad,

Silueta en sombras vestida de alma sangre roba vida

Muere bebe y así vive niña de tristeza mar.

Como luto es una rosa tú serás como es el mar

Yo ya no podré llorar.

.

El dolor que yo sentía el fin caminar veía

Mientras me robaba vida en mi sangre la ha de hallar;

Piel color de muerte tiene ojos de espejo a mi viene

Condenado en el cielo no encuentra su perdonar

Aegis mi dulce vampiro yo a tí te he de perdonar.

Pero en vida costará.

.

Os deseo boca escarlata arde amor como fogata,

Tómame quiero ir contigo y apagar la soledad

De tu existencia y la mía como un balde de agua fría

Mi amor juntos iremos te enseñaré a olvidar;

Ángel de luna y penunbra con mi amar vas a olvidar.

Juntos por la eternidad.

.

No te he de dejar, noche abstracta, sombra necia, luna roja ¿a quien desprecias?

Pero amas y te amo ante la humanidad.

Sintiendo, cayendo, odiando yo siento

Como estoy perdidendo, odiando la vida.

Muere, bebe, vive, cuestiona, odia, mata y ámame.

Poema III

Cielo noche luna día

Que diferentes son

Y que bien contrastan

Otorgan una vista hasta el fondo de mi alma…

Parecen nosotros diferentes

Tú el cielo y yo la luna.

.

Brisa fresca y tormenta imponente

Rompe la mar, rompe ilusiones

En un suspiro todo se acaba

Y que bien contrastan

Un presagio es una del otro

Yo la brisa y tú la tormenta.

.

Rayo de luz trueno que estremece

Tan distintos y tan unidos

Son necesarios

Eres la luz en mi vida y el sonido que la mueve

Lo mismo pasa entre nosotros

Eres un trueno y yo la luz.

.

Quimera de fuego y pegaso alado

Que diferencia hay en dos seres

Son únicos y tan diferentes

Pero juntos son felices

Son dos almas imponentes

Que en vuestro corazón contrastan.

.

Poema IV

Como el cielo en la mañana

Que fría va cediendo

A rayos de templanza

Que en el rostro va ardiendo.

.

Como ocaso del rey fuego

Muere Ra, ya va navegando

A dejarte yo me niego

Ya que yo os sigo amando.

.

Así lloré cien lunas negras

Y a la nueva no rogué

No quiero una vida ciega

Por eso la mía acabaré.

.

Una lágrima es por el pasado

Otra más por el dolor

Ésta es por lo olvidado

Y la última por amor.

.

Un suspiro fue el adiós

Como el sol acaricia el mar antes de morir.

Una mirada el perdón

De aquel trágico y cruel amor.

.

Prefiero dar mi vida por ti

La mía no tiene caso seguir,

Tienes cosas por delante que hacer

Por eso hoy me sacrificaré.

.

Por alguien a quien una vez me amó

Por ti que no creíste en mi razón

Que a la primera olvidaste

Y en tu corazón me sepultaste.

.

Mi mortal amigo

Me voy antes de que vengan por ti

Tanto a ellos como a ti prometí

Mi vida a cambió de lo que pedí…

.

Poema V: Oración de sangre

.

Para mantenerte como eres

Para que tu vida continúe

Si acaso vida se le puede llamar

Es necesario la sangre tomar.

.

Darle la sangre de vida a la muerte

Matar a quien la lleva con vida.

.

Mil lunas puedes recordar

Al día ya olvidaste

El sol por castigo tu alma abandonó

La noche clemente te acogió.

.

Darle sangre de vida a quien muere

Por matar a quien sí tiene vida.

.

Miras en ojos que todo han visto

Y de ese todo algo sientes

Cien veces mas la alegría de un mortal

Infinitamente el dolor y la soledad.

.

Alimentar con vida  a la muerte

Acabando a la misma matando.

.

Llora lejos de ojos que lastiman

Y que solo tu muerte quieren

No sabe que lloras a la eternidad

Porque no te ama la humanidad.

.

Alimenta al sueño de la muerte por siempre

Y no despertaréis de el nunca jamás.

Vive el dolor, siente y no regreses

Y por la eternidad, alma, descansarás.

.

Poemas escritos por:

Vicereine Stfeir Ascensi