Poema #2: Todos somos Demian alguna vez

Todos somos Demian alguna vez

 

Estoy cansada del miedo

y de los hombres con miedo,

de luchar

y de los hombres que no luchan;

de ser libre, en una esfera de cristal,

un copo de nieve único;

por fuera, igual a los demás.

 

¡Hay que romper el cascarón!

Y exiliar viejos recuerdos

al compás de la razón

y del profundo firmamento.

 

¡Hay que romper el cascarón!

Antes de que el fénix se consuma

y se zambulla a la laguna,

donde no ha de regresar.

 

Cerciórome de no carcomer esperanzas,

asegúrome de ser fiel a mis ideas,

de romper esas cadenas

de cinismo e ilusión,

de lo que fue y ya no es hoy,

de lo que es hoy y nunca será.

 

Apaga, con cuidado, la última chispa

¡Hay que romper el cascarón!

Dejar atrás el mundo, un huevo,

que aísla el vacío, un vacío de color.

 

Porque hay más fuera de mí,

que dentro;

y más dentro, que en el universo.

Éste existe cuando sueño, sólo así

y detiene su expansión cuando despierto.

 

El mundo es una ilusión que no muere:

se mantiene por los sueños colectivos.

El hombre se marcha, el mundo, qué…

Gira, se contrae y vuelve a nacer.

 

¿No somos, sino un mundo en creación?

El universo soy yo…

¡Hay que romper el cascarón!

¡Hay que romper el cascarón!

Antes de que se rompa en mi interior…

 

We are all Demian sometimes

I’m tired of fear

and the men with fear,

to fight,

an the men who don’t fight;

to be free in a glass sphere,

a snowflake unique,

out, like everyone else.

 

We must break the shell!

And exiling old memories

at the compass of reason

and the deep sky.

 

We must break the shell!

Before that the phoenix is consumed

and dive into the lagoon

where he won’t never return

 

I make sure not eat away at hope

I promise to be loyal to my ideals,

to break these chains

of  cyniscim and illusion

what it was and its no longer today,

what today is and will never be.

 

Turn off, carefully, the last spark

We must break the shell!

Leave behind the world, an egg

isolating the vacuum, a vacuum of color.

 

Because there is more out of me,

that inside;

an more into than in the universe.

It exists only when I dream

and stops its expansion when awake.

 

The world is a illusion, that don’t die

is maintained by the collective dreams

The man is gone, the world stays

spin, shirnks and born again.

 

Aren’t we, but a world in creation?

The universe is me…

We musst break the shell!

We musst break the shell!

Before it breaks in me.

 

Te odio, porque me dejaste con los lobos

vio roter

 

 

Llegué a odiar

esa parte de tu ser,

que no dejaba de temer

y no se permitía

la valentía de

sólo soñar, sin preguntar.

 

Era mirar,

una llama sin calor,

pabiloso y frío, 

como lluvia de otoño,

que arrebata sin piedad

lo que flor fue un día.

 

El anhelo

consumía mi interior,

la ansiedad ¡oh, demonio!

hizo desangrarme,

hasta borrar todo lo que fui

otrora fuerza, debilidad.

 

Y aún en el misterio 

y el dolor,

llegué a confiar, sería sólo

un episodio de ansiedad…

¡Oh, fue fatal! 

siempre escucharía:

 

“¿Y si hoy el cielo no es azul?”

Haz foto en blanco y negro;

“¿Y si no seré quien quiero ser?”

Aguarda y mira;

“¿Y si algo hay dentro de mi ser?”

 Todo está bien…

“¿Y si esto ya no puede ser?”

¿Por qué no es cierto?

 

Odio…

 

Temí. No supe responder

como debí hacer,

ni terminé por entender.

Hice de un corazón tan rojo

y lleno pasión,

una manzana, que se marchitó.

 

Ahora vago

por la senda del ayer,

pero diré: lo lograré.

Y sigo firme

en la instancia de creer,

sin cuestionar que pasaría

 

Si mañana el cielo no es azul

(haz foto en blanco y negro).

Si no seré quien quiero ser

(aguarda y mira).

Si algo hay dentro de mi ser

(todo está bien).

Si esto ya no puede ser

(¿Por qué no es cierto?).

 

“¿Y si no logro lo que anhelo?”

¡No es tu anhelo!

“¿Y si alguien más opinará?”

Que hablen solos…

“¿Y si no me gusta este final?”

Haz tu destino

“¿Y si sólo hay oscuridad?”

Brillan más estrellas…

 

¿Y si dejamos de preguntar?

Y soñamos juntos

¿Y si dejamos de culpar?

Y nos miramos

Y si entendieras, fácil no es,

ser esa otra parte,

que ve, calla y recibe,

pero ya no quiere más miedo…

 

Odio el miedo…

 

Miedo

Miedo

6. Herzensbrecher

6. Herz Zerbrecher

-Oye, siente algo raro en el pecho, como una punzada…

-¡Qué va! ¿Sabías que es mentira eso de que el corazón duele?

-¿En serio?

-Japps, así es. Te dolerá alguna otra cosa, el bazo o algún músculo.

-El corazón es un músculo, genio.

-Sí, pero ya te dije que no duele…

Ella se despidió y pulsó el botón rojo para bajarse del camión. A pesar de lo que le había dicho su amigo, seguía teniendo esas “punzadas” pero se limitó a ignorarlas.

Ella tenía miedo, el más terrorífico de todos, una pesadilla en carne propia; le tenía miedo al amor.

Pensarán que es como tenerle miedo a un Chihuahua, que en su debido caso sí hay que temerles pues aunque son pequeños, muerden como pirañas. Como sea, le tenía miedo al amor y no al hecho de que la engañaran sino a terminar con el corazón roto.

Por ejemplo, ahora. Tenía a su lado a alguien maravilloso, alguien en quien confiaba en el tema de la fidelidad pero que por la misma razón de que era muy sincero, ella sabía que cuando él no quisiera nada más, se lo diría a ella con total tranquilidad. Le aterraba que eso sucediera de un día para otro, un

“Hola, ¿qué tal? ¿cómo va tu día? ¡Ah! ¿Sabes? Necesito decirte algo: ya no te quiero”.

Kaputt.

Le punzó lo que fuera que tuviese y se mordió los labios tratando de alejar esos pensamientos de su mente.

-¡Es ridículo, una total estupidez tenerle miedo al amor!

Conforme fue pasando el día, sus ideas se recrudecieron. Empezó a escuchar voces -sus voces- algunas clamaban atención a gritos, indicándole que disfrutara lo que tenía ahora. Otras reían. Algunas más le decían que fuera fría. Un alguien igual a ella pero con una apariencia bastante perversa, se posó a su lado.

-¡Hey! -Saludó.

-¿Quién eres?

-Hmm… Pero sí que me vas a romper el corazón -dijo con sarcasmo-. ¿No ves que soy igualita a ti?

-Yo no tengo el cabello plateado.

-No es plateado… es blanco, ciega.

-Y también tengo modales.

-Claro… En fin, no estoy aquí para ayudarte.

-¿Que no eres mi conciencia?

-No, tu conciencia es muy… inconsciente. Soy tu miedo.

-¡Vaya! Pues sí que asustas.

-Deberías verte en un espejo. -Sonrió el miedo.

-Bueno ¿qué quieres?

-Fácil: quiero librarme de ti. Es muy aburrido estar siempre contigo. ¿Miedo al amor? ¡Por favor! Hay muchas cosas horribles en el mundo: armas nucleares, el calentamiento global, artistas pop, payasos o arañas… ¿Pero el amor? De todas las personas que me pudieron haber tocado, eres la más ridícula.

Ella miró al miedo con desdén. Y siguió caminando hasta sentarse junto al lago, para alimentar a las tortugas. El miedo se apareció a su lado.

-Escucha… tengo la forma de conseguir que yo desaparezca. ¿Te interesa?

La chica le prestó atención entonces a su ángel mal hecho.

-¿Cómo puedo no tenerle miedo al amor?

El miedo sonrió, mostrando sus hileras de dientes afilados y puntiagudos.

-Observa, tengo esta … ehm… varita mágica, o como quieras llamarle, que sirve para abrir tu corazón.

-Eso suena bien… ¿Cómo funciona?

-Sólo debes llegar hasta tu corazón y abrirlo. Así, ya no sentirás miedo. Toma -Le dio el “instrumento”-.

Ella sintió un dolor agonizante. Pero veía en su pecho la luz de su corazón, que se desbordaba como un manantial de pureza.

-¡Lo estoy abriendo, lo estoy abriendo! -gritó ella.

-Chao. Loca.

La luz desapareció: se volvió líquida y roja.

El punto más brillante, del cual irradiaba toda esa materia, se hizo grande como un puño.

Su última mirada fue su corazón, destrozado, entre sus manos sangrientas.

Fue encontrada 20 minutos más tarde, unos niños que jugaban cerca descubrieron el cadáver de una chica, joven y no muy alta. Al parecer, alguien le había abierto el pecho y arrancado el corazón, para luego ponérselo en su mano izquierda.

-Tal vez tenemos frente a nosotros el caso de un asesino serial. -Comentó un oficial de policía, aficionado a los Krimis (Novelas criminales).

-Ah… -Suspiró con languidez el jefe-. Esperemos que venga perciales y haga el moviemiento. Y que digan que fue pasional. Mañana es feriado y el presidente ha declarado fin de semana largo y no quiero pasármela trabajando por esto.

Cuando llegó periciales, el caso fue declarado como un suicidio, para alivio del jefe. Se había encontrado en la mano derecha una vara delgada, pero gruesa y con la punta aguda como si de una esta se tratase, manchada de sangre. Se determinó que estaba ahí pre-mortem.

La verdad era que el asesino serial también estaba muerto.

El miedo estaba enamorado del amor y había decidido suicidarse para ya no sentir más.