Capítulo 5: El género gótico en veracruz y méxico. etnografía “un intruso en la fortaleza”.

Un intruso en la

Fortaleza

Por Vicereine

5.- El género gótico en Veracruz y México

En Veracruz, insiste Rito, lo más pesado que hay es el rock. El metal, y aún más, el gótico está demasiado oculto. “Estamos en pañales” afirma.

—Y es que ser gótico es algo que lo llevas, como el rock, entras en él y ya no sales. —Prosigue Rito—. No he escuchado a nadie decir “A mi me gustó Pantera ese verano” o es como aquel que cuenta “Yo tenía una sobrinita que cuando tenía quince años era gótica, pero ya se le pasó.”

—Nosotros nunca buscamos ser góticos, es el público que nos acogió —explica Alex—. Fue la combinación de los gustos e influencias de cada quien. Las letras eran de inspiración propia, de lo que vivían; la voz fue el estilo que trajo la chica y la música es la combinación de cada uno, del estilo que cada quien le quiere poner.

—¿Te consideras gótico?

—Yo no me considero parte de ninguna corriente, yo soy músico, así nací y así moriré. —Y agrega—. Además para empezar es algo difícil porque nuestro clima no se presta mucho para vestirse como tal.

En México, la escena de la música gótica tiene su mayor auge en la capital del país, sin embargo a través de los años, en otros lugares de la república han ido surgiendo bandas y público del género. Tal es el caso de MOROCA: Movimiento Rockero de Campeche, que si bien agrupa a distintas corrientes del metal, ska, punk y rock, se unen para apoyar a las bandas y eso es bueno.

El grupo musical más representativo del país es Anabantha, que como ya mencionaba, son del D.F. y tienen una trayectoria aproximadamente de 10 años y con un número similar de discos. Ya tocan en Estados Unidos y Sudamérica, sin embargo apoyan a las bandas que aún están empezando.

En los últimos años se han ido diversificando las propuestas, con grupos que crean su música y que tienen tal calidad, tanto de composición como en contenido, que no le piden nada a una banda europea. Hablo de bandas como Fortaleza, Hada de Beng, El cuervo de Poe, Nostra Morte entre varias, que han logrado tocar el género sin copiarse de los extranjeros pues han mexicanizado el género, le han hecho suyo, de manera que se puede hablar del Metal Gótico Mexicano de forma similar a al Metal Noruego o Escandinavo. Ya es algo propio.

FORTALEZA

HADA DE BENG

EL CUERVO DE POE

NOSTRA MORTE

Capítulo 4: Conciertos y Anécdotas. Etnografia “Un intruso en la Fortaleza”

Un intruso en la

Fortaleza

Por Vicereine


4.- Conciertos y Anécdotas



Fortaleza ha realizado diversas presentaciones a lo largo del año, con el objetivo de promocionar su segundo material. Gran parte del apoyo ha sido por la gira de Dinastía Inmortal, aunque han tenido la oportunidad de realizar toquines individuales y hasta de organizar unos más grandes.

El 21 de febrero de 2009, abren el concierto de Jaguares en la Macroplaza del Carnaval, en el Malecón del puerto de Vercruz.

Rito cuenta una anécdota y hace la comparación. Fortaleza iba a abrirle en un concierto a Rata Blanca, estaban incluso en el cartel y a la mera hora no tocaron.

—Me consta porque me lo dijo en mi cara. El manager de Rata Blanca nos dijo: “nadie se sube al escenario antes que ellos” y yo le contesté que éramos el grupo abridor, a lo que él dijo “eso no es mi problema, es problema del organizador”

Cuando les tocó abrir a Jaguares, pensaron que iba a ser igual, pues es una banda reconocida y de mucho nivel.

—Jaguares… mis respetos. Por eso están ahí —Dice con sinceridad Rito—. Son muy sencillos. Y me impresionó cuando el manager de Jaguares le habló a alguien y le dijo “Fulanito, lo que pidan” y nos dijo a nosotros “lo que pidan, pídanselo a él, él se los va a dar”.

Dash no tenía donde conectar y uno del staff dijo “Aquí lo conectamos” en las pedaleras del Vampiro… y ahí fue y lo conectó.

—Nos quedamos así de orale… al rato lo desconectamos.

—Soy fan de lo que era Caifanes y yo si esperé mucho tiempo eso de abrirle a Jaguares. Desde que tenía 10 años, escuchaba su música y entonces como músico espere toda mi vida a que llegara ese momento. —Confiesa Paco—. Otra de las cosas que me llamó la atención, sobre todo orita que decía Rito de la conexión de Dash, fue que hicieron a un lado su batería para que entrara la mía.

Paco sigue contando.

—Cuando salieron y ya se iban al hotel, estaba la valla de marinos y Saúl Hernández atrás ¿no? Y toda la gente así de una foto, un autógrafo y él le dijo a los marinos ¿Saben qué, señores? Denme chance porque me quiero tomar unas fotos con mis fans y no me dejan, me roban cámara. —Sonríe Paco—. Entonces pues, a lo que contaba Rito de Rata Blanca, Jaguares si nos dio una cátedra de cómo seguir siendo humildes a pesar del nivel que tienen.

En marzo tuvieron la oportunidad de ir a Tlaxcala y en abril realizaron otra presentación en el puerto, en la Escuela Musical de Bellas Artes (EMBA), así como el festival playero de Grupo FM R adio y el de los 40 principales.

Ya en la gira de Dinastía, se fueron en mayo hasta Celaya, Guanajuato y en junio participan en el circo volador, en México D.F.

A finales de ese mes, el 26, ellos organizan el evento “Anabantha en Veracruz”

De ese concierto, cuando llegué a estudiar a Veracruz en agosto, aún había carteles pegados. Les pregunté que qué sentían de ver sus rostros en los carteles y Paco respondió “Cansancio”.

—Es un esfuerzo que se hace, tratando de que nuestra música se conozca un poco más. ¿Has ido a eventos aquí? —Me pregunta el guitarrista.

—No, aún no,

—Pues hoy hay uno.

—¿En serio? ¿Dónde?

—Ah… ya ves. Por eso te digo que la escena está muy undergroud todavía.

—¿Ustedes organizaron el evento cuando vino Anabantha a Veracruz?

—Si, contratamos un salón de eventos, por cierto, bastante decente eh.

—Y a la vista —añade Paco.

—A la vista, en el centro, climatizado… Una tienda nos echó la mano con las bocinas y las luces y todo quedó muy bien, precisamente para que la gente vaya, y pon tú que paguen 80 pesos, pero les van a dar ganas de asistir otra vez. —comenta Rito.

—Y ¿ustedes pegaron los volantes?

—Sí. —Contestan a coro.

—Bueno, nosotros y unos amigos. —Aclara Rito—. Yo creo que se pegaron como dos mil carteles y orale… Por eso te decía Paco que mucho cansancio —reímos todos.

Las últimas presentaciones de la banda fueron en septiembre, con la Dinastía, el 11 en Guadalajara, el 12 en el D.F (celebrando el 5to aniversario de la Dinastía Inmortal) y el 13 en Toluca, Edomex.

Alejandro comenta que han hecho muchas giras y no se acuerda de todas.

—Hemos ido al norte, al sur, a la izquierda, a la derecha, para arriba y para abajo —cuenta Alex con el caracteriztico énfasis que agrega cuando platica—. Nos falta el norte, norte. Las grandes extensiones como Chihuahua, todos esos lados. A la derecha sí hemos llegado a Monterrey y para abajo hemos andado por casi todos los estados.

Le pregunto sobre alguna anécdota. Hace un podo de memoria y prosigue.

—Híjole, así que me acuerde…Pues yo siempre he tenido problemas con mi cable entonces ya es una costumbre que oyen un ruido y todos se voltean a verme para decir “Alex eres tú”, aunque no sea yo.

Piensa otro par de segundos.

—Recordamos con mucho cariño a “Albachín”. Albachín es un personaje que hacía performance con una banda de death metal en una gira que hicimos por el sur, en Campeche precisamente. Es un personaje muy peculiar ya que era de complexión muy robusta y su atuendo era muy diminuto. Y de cuero —Agrega—. También usaba una máscara y subía al escenario para hacer un poco de… ¿cómo se dice?

—Humm…

—Autocastigo… ahh se me fue la palabra. —Luego la recuerda—. Se flagelaba, mientras los otros tocaban. Entonces, sí era algo interesante y que no hemos vuelto a ver en ningún otro lado. Recordamos con bastante cariño a Albachín.