Cuando tu MAC estropeada se parece a tu vida, parte 1.

And if somebody hurts you, I wanna fight
But my hands been broken, one too many times
So I’ll use my voice, I’ll be so fucking rude
Words they always win, but I know I’ll lose

And I’d sing a song, that’d be just ours
But I sang ‘em all to another heart
And I wanna cry I wanna learn to love
But all my tears have been used up

On another love, another love
All my tears have been used up

Esta historia es real. Y pueden verla desde el punto de vista que quieran. Quizá logren identificar la analogía de la parte tecnológica con la vida, quizá sólo lo vean como un manual para reparar su MAC, quizá sólo vean una historia más…

Empecemos.

Dice la graciosa e ingeniosa frase que en el mundo hay 10 personas: las que entienden binario y las que no. La verdad es que hay más ¿no? pero las personas tienden a definirse bajo ciertos parámetros. En el mundo de los ordenadores también hay diferentes sistemas (como personas), ya saben, los de toda la vida como Windows, Macintosh o Linux, sólo por mencionar los más conocidos, y dentro de ellos, aún más versiones: que si XP, Vista, Leopard, Lion… ustedes lo saben.

Bueno, resulta que un jueves por la noche mi MAC se estropeó. Recién había actualizado de Snow Leopard a Mavericks, pero esa noche varios programas comenzaron a colgarse, algo que no sucedía antes, así que la apagué y al día siguiente no pude volver entrar al sistema. Prendía y dejaba cargando la pantalla blanca. Ni qué decir que ni siquiera podía entrar en el ‘modo seguro’. Así que la llevé al soporte técnico, en donde checaron el disco duro —el cual estaba bien— así que el problema había sido un error en la actualización a Mavericks. Y como no había hecho una copia de seguridad antes de la instalación, la ‘solución’ fue simple y drástica: reinstalar el SO.

No quería perder —no todos— mis archivos, aunque la idea de borrar ciertos archivos del pasado resultaba tentador. Hasta como si fuera destino ¿no? Era como en Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, sólo que en esta situación tenía la posibilidad de eliminar, para siempre, algunos recuerdos que de otra forma, no sería capaz de hacerlo.

El chico de sistema técnico, tras comprobar el funcionamiento de mi disco duro, procedió a bootear desde un disco externo, en el cual estaba instalada una versión de Mavericks. Entró con cuenta propia y todo y ahí, sí, ahí en el escritorio figuraba mi disco duro y ¡oh, sorpresa! se podía acceder a él y extraer archivos. Sólo que aquí la susodicha no traía, y hasta con suerte, más que una memoria de 8 gigas. Fue el momento de decidir qué salvar: la tesis, los archivos de movilidad de mi año académico en Alemania, archivos de mi facultad, mis libros y un par de carpetas de fotos de un viaje de mochilazo de julio de 2013. Aunque suene absurdo, es increíble cómo una parte de tu vida se reduce a 8 gigas. ¿Que por qué la vida? Bien, todo (TODO) lo que he hecho éstos últimos cuatro años estaba guardado ahí y sólo ahí: miles de fotos (e imagínense, siendo fotógrafa, 50 gigas eran sólo de fotos), vídeos, ideas, historias, poemas, frases, recuerdos; cosas que nunca serán, cosas que apenas están en proceso, cosas que había que guardar…

Digamos que hay usuarios Windows que a veces se aventuran al sistema de la manzana, y éste es bueno, de hecho, buenísimo. Aunque también tiene muchos detractores; o lo amas, o lo odias. Lo curioso es que, aún los que dicen no quererlo, dentro de sí desearían tener uno. Algunas personas son así, como las MAC: muy complejas por dentro, pero simples y hermosas por fuera; sin adornos, pero funcionales; a veces reacias a ciertas aplicaciones basura, pero sacan lo máximo de lo que tienen a su alcance; tiene sus lineamientos y formatos, pero acepta con gusto a los otros; hace sus propias ideas, no la que otros crean para ellos; son delicadas y, a su vez, fuertes; y aunque no sucumben a los males que otras personas sí, tampoco son infalibles. También se equivocan, cometen errores, se cansan, se ‘reinician’, dejan de funcionar en algunos aspectos… Nada ni nadie es perfecto.

Regresé a casa con la computadora apagada. Ese fin de semana debía estar fuera, así que tuve que dejar la solución para el lunes, pues en el servicio técnico me habían dicho que podía acudir a sacar más archivos.

Llega el lunes y me acompañaba una chica de intercambio muy amable, quien me prestaría su computadora y disco duro, si funcionaba, para guardar mis archivos. Tras una hora de hacer fila para pasar con el técnico, que ese día era otra persona, y tener que explicarle de nuevo cuál era el problema, me dio —con algo de mala gana— el disco duro externo para acceder al mío y me dijo: “Tienes hasta las dos de la tarde para sacar tus archivos y sólo la memoria de 16”. Esos 16 GB se demoraron horas y al final, terminé como antes: sin mucho que rescatar.

Pero, no me daría por vencida.

Y a esa idea me aferré, casi sin esperanza y sin saber cómo, pero sólo creyendo. Alguna vez atrás pedí a alguien que hiciera un ‘salto de fe’ por mí, aunque no lo hizo. Ahora yo debía efectuar lo que alguna vez había pedido y, en lugar de resignarme, seguí buscando formas de rescatar algo que, aunque una parte —cobarde— de mí quería perder, el corazón no me dejaba simplemente perder.

Yo soy como esa MAC. También tuve errores, también se modificaron en mí ciertos ‘archivos’ que ya no me dejaban continuar correctamente. Estaba llena de cosas que no necesitaba y me faltaban otras tantas. Pero era incondicional. Pero así, de la noche a la mañana, el sistema se corrompió, como a veces sucede con las personas, y las cosas dejaron de funcionar. Y el usuario, Windows aventurado en MAC, de todas las opciones eligió la más fácil: dejarlo. ¿Por qué? Realmente no sé. Supongo que miedo, incertidumbre. Supongo que creer que dejando ese sistema tan bueno, pero complicado, dejaría de tener dolores de cabeza, sin saber que no se le puede echar la culpa de la propia infelicidad y problemas a los demás: el único responsable es uno mismo y a donde vaya, con el sistema que sea y en cualquier plataforma, problemas siempre habrá y es su forma de manejarlos y solucionarlos lo que crea su propio estrés.

Y así, con ese veredicto, nos quedamos Altair (mi Mac Book blanca) y yo con el corazón —porque el sistema es como uno— corrupto, bloqueado y con ganas de borrar todo (si es que tan sólo eso fuera posible para nosotros) y volver a iniciar desde cero. Bien, ese habría sido nuestro destino. Pero como ya lo he dicho, no suelo tomar decisiones normales ni actuar como las personas comunes.

Entonces surgió una esperanza. Pero, eso ya se los contaré en el siguiente post.

.

A esta primera parte le he colocado la canción de “Another love” de Tom Odell, porque expresa precisamente el sentir que he expresado en estas líneas.

De hecho, les dejo dos clips de la misma canción del canal de Odell, ambos están muy bien realizados y son geniales.

 

Anuncios

El hombre que caminó bajo la lluvia y no volvió a ser joven

IMG_9548

Era una tarde cualquiera en el puerto y, como cualquier tarde, la gente salía a ‘dar la vuelta’ al bulevar Ávila Camacho, a comer una nieve o simplemente sentarse junto al mar. Y, como también sucede siempre en Veracruz, las personas apenas toman precaución del clima, quizá hasta que ya tienen el ‘norte’ encima o cuando con 17º C ya salen con chamarras, abrigos, bufanda, guantes y botas.  Fuera de eso, siempre es verano y hace un calor de los mil demonios.

El hombre —un hombre normal— salió a disfrutar de una tranquila tarde, meditando lo que había hecho de su vida, lo que había dejado de hacer o lo que había dejado ir. A cierta hora, tras haber observado la luna roja de octubre —la más hermosa, dicen— reflejarse en el mar, se incorporó y se dispuso a caminar hasta el centro, para ahí, tomar su respectivo camión.

La lluvia se desató, así, de la nada. Si bien, las nubes ya habían amenazado al puerto toda la tarde, la conjunción soleado-nublado-soleado daba la impresión de que no fuera a suceder nada más. Y la lluvia que cayó no era una pequeña brisa fresca y fina, era un aluvión de gotas pesadas, gordas, que hasta dolían al chocar contra el rostro de los transeúntes y, además, fría.

El hombre no se inmutó ante la lluvia y siguió su camino, disfrutándola. Caminó con la cabeza erguida y se dejó mojar el cabello, la nariz, los párpados, hasta saborear la insípida lluvia de octubre. Sólo guardó su sombrero de papel —según la etiqueta, 100% papel— aunque, al parecer, no se desharía. Notó, con diversión, cómo sus manos se arrugaban por causa del agua, como cuando se permanece largo tiempo en una piscina o bajo la regadera.

El chaparrón cesó; el hombre, aguardó. Las calles, que se habían encharcado rápidamente, volvieron a la normalidad. Veracruz, parecía, regresaba a su tropical naturalidad. Pero las arrugas del hombre no desaparecieron nunca. Se había vuelto viejo en el camino; la lluvia de la experiencia y la vida había surcado su piel. Y ahora su mirada era más profunda y su corazón, más fuerte.

AMLO y MORENA en Veracruz 2011

La tarde del sábado 21 de Mayo de 2011, Andrés Manuel López Obrador, visitó la ciudad de Veracruz puerto como parte de su gira de asambleas informativas del Movimiento de Regeneración Nacional -MORENA-.

Amlo arribó cerca de las 6 de la tarde, cruzando todo el zócalo acompañado de la gente que le abrazaba, saludaba  y entregaba peticiones entre coros de “Es un honor estar con Obrador” o “Aguante mi gallo”.

Esa tarde, una sincera sonrisa iluminó Veracruz.

IMG_5639

GALERÍA

Diario de una Twittera

Por @VicereineOezil

Algo llamado introducción

-¿Qué haces? -Le preguntaba hace varios meses a mi hermano cuando estaba en la madrugada pegado a su teléfono y no terminaba de irse a dormir.

-Estoy “twitteando”.

-Ach… ya vas otra vez con eso. -Le decía- ¡Sólo te falta hasta twittear en el baño!

Un par de meses después dejó esa pequeña obsesión y siendo sincera no me hice una cuenta por temor a verme como él… Sin embargo, en octubre 15 del 2010 abrí mi cuenta para promocionar el programa de radio que en ese tiempo tenía con unos compañeros.

Pero no fue sino hasta marzo que comencé a dedicarle tiempo al twitter. Y para abril ya había twitteado más que lo que había hecho en todos los meses anteriores. Ahora me hermano me ve y se ríe, esa risa de “ahora te veo yo”.

En fin, gracias a Twitter me han pasado cosas geniales. Ésta fue una breve introducción de algo que tenía rato que quería hacer: una breve columna. No sé cada cuanto la haré, pero procuraré que sea lo más periódica posible.

🙂

“2 cafés y una puñalada”

Lunes 2 de Mayo, 2011.

Desperté más temprano de lo que había planeado. El reloj marcaba las 7:20 y yo entraba hasta las 9. Me volví a dormir esperando que el reloj despertador sonara a las 8 como lo había programado. Cuando abrí los ojos eran 8:45. ><

En fin, me metí a bañar y luego preparé un delicioso Té Chai Latte, costumbre que recién adquirí gracias a los buenos consejos twitteros y de café de un amigo de Austria.

Y llego a la Uni y… no llegó el maestro. Tampoco la siguiente clase. Y es que resulta que los muy trabajadores fueron a un desfile, cosa del sindicato me parece, y por eso no fueron a dar clases hoy. Sólo tuve una clase, Diseño y Creatividad Gráfica.

En la tarde fue el mismo escenario que en la mañana, me quedé twitteando y maldiciendo la mala red de internet de la UV, hablando de Aur Pair con una compañera, que decía que mientras en EUA explotan a los chicos de Aur Pair, en cambio en Europa la cultura es diferente. Nada raro, eh. Comentábamos también que en la facu nadie twitteaba, aparte de mi; los pocos que tienen cuentas ni las usan o ponen cosas mundanas. Sin embargo les convencí a que checaran sus cuentas el 10 de mayo para que hagamos TT #chingatumadrecalderon. Sorprendentemente respondieron que sí. 🙂

Más tarde, como el profe de publicidad no llegó, fui con un amigo a cafetear un rato al Starbucks, esperando hasta que fueran las 7:30 para mi clase de alemán.

Mi amigo me enseñó el “piquete” que le dieron en la parte superior derecha del pecho, cuando hace una semana lo asaltaron. tristemente este tipo de cosas son ya muy comunes… También estuvimos charlando sobre twitter, ya que mientras estábamos disfrutando de un Té de pétalos de rosas y un Espresso, llegaban notificaciones. Sobre todo se reía de que estaba twitteando el café con #Twitterkaffee y sólo decía “eres una pinche rara”.

“La puñalada” y el rico té

Discutíamos el hecho de que él no tuviera una cuenta. Él señalaba que quizá la tendría si tuviera un smartphone (como el que le robaron) y si tuviera un plan de datos. Además recalcaba que “esto” no era para él. Charlas más, charlas menos, regresamos a la facultad e íbamos entrando al Centro de Idiomas cuando…

(A medio pasillo)

-¡Oye a ti te conozco! Eres VicereineOezil, yo vi tu Twitcam

Yo con cara de (*o*) respondí que efectivamente era la misma. El chico se presentó con su User y bueno, confieso que me sentí genial.  (un saludo @lionlg)

Mi amigo me miró sorprendido y sólo le dije “¿Ves? Esto es genial”. Lo que restaba de la noche fue buena. Sobre los followers, no le veo el caso a la gente que sólo busca tener seguidores para… ¿para qué? Con mis 349 me siento feliz, si se incrementan obviamente me alegro, pero el punto que quiero tocar es que es mejor que las personas te sigan porque han visto lo que escribes que sólo por #síguemeytesigo y nunca te vuelvo a hablar. ¿Cuestión de egos?

Bueno, para terminar les comento sobre el proyecto de un amigo, @Julianh85, que ha creado el HT #dasistTwitter (en alemán, que significa “Esto es Twiiter”). Bueno me encantaría que escribieran qué es para ustedes twitter, mándenmelo (@VicereineOezil) y lo traduzco con el HT para seguir enriqueciendo esto :). Algunos que he hecho dicen “La realidad política y social de méxico, esto es Twitter” o “Nuestra libertad”. En fin, lo que para ustedes sea Twitter es genial, pues cada quien tiene su realidad y eso es lo que hace tan grandiosa esta red.

Ahh… ayer domingo llegué -de nuevo- al límite de tweets. Así que tuve intenciones de irme a dormir, pero un rato después pude volver a twittear y bueno… #tecladodependencia.

Bueno, esto ha sido todo por hoy. Mañana tenemos Champions y ¡Tenemos que dar todo Madrid! He apostado el avatar.

El jueves a las 10 pm habrá Twitcam, ¡No se la pierdan!

Desde mi habitación libre de panistas, ¡les deseo una genial semana!

Ahh… y #HalaMadrid

“Das ist mein Leben #dasistTwitter”

Saludos. @VicereineOezil

Der Himmel über Veracruz

Alle Bilder wurden für mich fotografiert.

Vicereine Stfeir / 2011

“Der Himmel über Veracruz”

Bilder des Himmeln in Veracruz, Mexiko. Sonnenaufgang und Sonnenuntergang, Licht und Schattens.

Dieser ist unser täglicher Blick.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Crónica de un sueño lejano: De las metas a la realidad con el idioma alemán.

Por: Vicereine Stfeir.

Fue hace muchos años, en el mundial de Francia 98’ cuando tuve mi primer acercamiento a Alemania. Eran octavos de final y la Mannschaft le dio la vuelta a la selección mexicana, terminando el sueño en el quinto partido.

Ese día quedé impresionada por el juego y, conforme fui creciendo, comencé a investigar sobre la cultura alemana. Con el tiempo, Alemania se volvió la cuna de lo que me gustaba: música, literatura, arte, filosofía.

Sobre todo recuerdo a las ciencias sociales; la Teoría de la Comunicación y la revuelta ideológica que surgió en la Escuela de Frankfurt me atrapó de tal forma que me dije a mi misma que algún día estudiaría ahí.

Pero era una joven bachiller que veía tal situación más como un sueño que una realidad. Sin embargo, la vida no hay que soñarla, sino convertir los sueños en la vida.

Llegó el tiempo de ir a la universidad. El lugar, la Universidad Veracruzana, en Boca del Rio; la carrera, Ciencias de la Comunicación. Y un mundo de conocimientos nuevos se abrió frente a mi, de entre los cuáles resurgió mi sueño anhelado, cuando un profesor de filosofía me contó que había viajado a Alemania de intercambio unos meses.

Sin mucha información de por medio, me propuse buscar un intercambio académico y el primer paso, y el más importante, era aprender otro idioma.

Era el verano del 2010 cuando entré a segundo semestre. Había conocido a una joven egresada de mi facultad que había realizado un intercambio a Francia. Creyendo que había más posibilidades, fui al centro de idiomas de mi Universidad para inscribirme, en primera instancia, en Francés. Pero pos razones académicas no pude hacerlo.

Sólo había escuchado de intercambios al país Galo, pero era ya mucho lo que había despertado Alemania en mi, que decidí aprender el idioma. Y buscar estudiar allá, sino era ahora, al acabar la licenciatura.

Una tarde, una amiga que se encontraba estudiando alemán en otra escuela, me dio su libro. Me había maravillado lo poco que ella me había leído y el hecho de entender el texto me emocionó. Con un intercambio de miradas sólo me dijo “llévatelo”.

Junto con este y otros libros zarpó mi aventura autodidacta. No fue fácil, obviamente. El idioma alemán era algo completamente desconocido para mi. Pero con exhaustivas búsquedas en la red, me apoyé en cursos en línea, entre los que destaco el que ofrece gratuitamente la cadena de televisión alemana Deutsche Welle.

Debo recalcar que el tener un buen conocimiento de nuestra lengua materna, el español, es algo fundamental en el aprendizaje de una lengua extranjera. No podemos aspirar a hablar otro idioma si no conocemos bien el nuestro.

De este modo, esas vacaciones de verano, los días enteros comencé a prepararme para, en el inicio del siguiente semestre, tomar una educación formal de la lengua, en el centro de idiomas de mi universidad.

Con nervios, hice el examen de clasificación que ofrece el centro de idiomas para intentar avanzar un poco más. Las manos me sudaban y sentía algo parecido a un vacío en el estómago. Durante la prueba, de la cual sabría los resultados a la mañana siguiente, poco a poco fui dejando de lado esos nervios, convenciéndome de dar lo mejor y que, cualquier resultado sería bueno. Si no saltaba ningún nivel, entraría desde el principio. Lo importante era estar dentro.

A la mañana siguiente mi corazón se llenó de satisfacción cuando la hoja de solicitud del examen marcaba que debía ingresar al nivel básico 3. Iniciaba mi segundo año de la carrera (tercer semestre) con el pie derecho.

Desde entonces, cada tarde iba con gusto al centro de idiomas. Se volvió rápidamente mi materia favorita. De lunes a jueves, esperaba con ansias que fueran las seis de la tarde para aprender alemán.

Fue difícil el no entender mucho al principio. Pero debo reconocer la gran calidad humana de mis compañeros y mi profesora, sin los cuáles no habría podido avanzar como lo hice.

También me sentí con suerte. El hecho de que mi Universidad pudiera apoyarme para aprender otra lengua era muy motivante, pues si bien el público en general puede acceder a los cursos, a los que estudiamos en la UV nos validan la materia en nuestro plan de estudios.

Llegó el día en que el curso se acabó y ahora se asomaba la incertidumbre sobre si se abriría el siguiente nivel para nosotros. Esto no sucedió, pero como ya había ocurrido una vez, la única manera de salir adelante era con el esfuerzo y, de nuevo, presenté examen junto con otro compañero de ese curso, para ingresar al nivel 5, que sí se abriría.

Hoy en día estoy ya en el cuarto semestre de mi carrera y reconozco que gracias a la oportunidad de estudiar Alemán, he podido abrir un poco más mi mente. Esto es, consultando páginas o diarios alemanes y aplicarlo a mi carrera. Es gratificante escuchar una canción y entender, al menos la idea principal, lo que dice. Pero aún falta mucho camino por recorrer.

Agradezco de corazón a mi maestra, que confío en mi para saltarme un nivel y seguir en clase. Y a mi Universidad por ofrecer estos caminos, no sólo a los que estudiamos aquí, sino a todo aquel que quiera aprender una lengua extranjera, sea alemán, italiano, francés, chino o inglés.

Me enorgullece pertenecer a la UV y saber que como centro de estudios es responsable para con la sociedad en general.

Es casi el finales de febrero y tengo en mis manos un folleto sobre intercambios estudiantiles al extranjero. En mi facultad me han dado el nombre de la Universidad que tiene mi carrera, Comunicación. Ahora es cuestión de ingresar papeles y seguir adelante con el idioma.

Estoy consciente de que, logre o no irme el siguiente semestre a estudiar a Alemania, lo que he aprendido en este tiempo no tiene precio alguno. Este conocimiento es invaluable para mi y he volcado todas mis energías para, como meta a corto plazo, lograr certificarme en un nivel A1 o A2.

Ahora ya no sueño despierta.

Llega la tarde y preparo mis libros para ir al centro de idiomas. Es la hora que espero desde que despierto. He tratado de involucrar un poco más el alemán en mi vida, puesto que tenemos la ventaja de estar muy familiarizados con el inglés, por la cercanía de Estados Unidos, pero no así con el alemán. Trato de poner cualquier aparato que pueda configurarse en alemán, o redes sociales. Es muy útil, pues con la rutina uno va familiarizándose con las palabras.

Miro la pared de mi habitación antes de salir con destino al centro de idiomas. “Träume nicht dein Leben, lebe deine Träume”, leo en grandes letras.

Hoy, más que saber qué dice, entiendo su significado, su esencia: No sueñes tu vida, vive tus sueños.

Theatre of tragedy Hollow fan video

Qué tal, bueno este es el vídeo que realicé para la banda noruega Theatre of Tragedy. A la agrupación le agradó bastante el vídeo, no obstante no eran lo que ellos deseaban específicamente para esta canción. Sin embargo dieron la autorización para difundir este trabajo como fan video y bueno aquí está mi primer video clip grabado, ya que mi primer video clip fue stop motion,

Espero les guste! Y gracias a todos los que participaron y amigos que apoyaron, sin ustedes esto no hubiera sido posible… Fueron dos días de grabación intensa, con el sol quemándonos, cargando cosas, caminando de una locación a otra, con hambre al final del día… y con la presión de dirigir y actuar. Agradezco a mi amigo Luis Yagami, quien grabó la mayoría de las escenas y que en esos momentos supo entender las presiones del trabajo y que no se doblegó ante nada.

Bueno, aquí está Hollow!

Theatre of Tragedy – Hollow (2009)

Forever is the World

FAN VIDEO

 

 

¡Pronto les presentaré más trabajos musicales!

Freaktime! 2.0

ESCUCHANOS EN VIVO MARTES 8-30 – 9.30

O EN REPETICIÓN TODA LA SEMANA

FREAKTIME!

 

Lacrimosa Schakal – Veracruz en Freaktime!

Además de:

Industria del terror

Lacrimosa Schakal

Anabantha en Veracruz

Leyendas Urbanas

Y mucho más!!!

Escúchanos en FREAKTIME! martes de 8.30 a 9-30 en vivo

con repeticiones TODA la semana:

 

Quinteto de Siete

Theatre of Tragedy: Hollow video oficial 2010