Metalera desde los siete

Theatre_of_Tragedy_promopictures_12

Ayer, platicando con mi mejor amiga acerca de bandas de metal y los próximos conciertos en México en el 2014, también hablamos de cómo y cuándo nos adentramos en este género.

La verdad es que tuve muchísima influencia de me hermano y fue él quien me presentó a las bandas que marcarían mi vida en diferentes etapas. Fue quien me inició.

korn

Aquellos buenos viejos tiempos.

Mi primer acercamiento con el metal fue a los siete años, con el ‘nu metal’ y su principal exponente: KoRn. En esos tiempos (1999) se estrenó el vídeo de «Falling awat from me», el primer sencillo del álbum número cuatro de la banda, Issues. Mi hermano ya conocía a la banda de un poco antes, desde «Freak on a leash» pero vimos juntos el nuevo vídeo de KoRn y eso, me marcó. De inmediato me gustó la banda con el rugir de las guitarras eléctricas de siete cuerdas, el característico bajo de ‘Fieldy’, esa batería seca y, por supuesto, la inigualable voz de Jonathan Davis. Debo recalcar que, antes de esa etapa, mi banda favorita eran The Cranberries.

Bien, a partir de ese entonces la música que escuchaba se componía principalmente de KoRn, Limp Bizkit, Deftones, Sistem of a Down, Metallica, Linkin Park, Slipknot, Papa Roach, Rammstein… por mencionar algunos. Y algo de folk metal, como Mago de Oz.

rose for the dead

Mi primera canción de metal gótico

Mi segunda incursión, ahora en el doom metal y el metal gótico y sinfónico, fue también gracias a mi hermano. Mejor dicho, gracias a una amiga de mi hermano que le prestó unos cd’s (aquellos buenos tiempos) con canciones de Theatre of Tragedy, Lacrimosa, Nightwish y Anabantha. Eso ocurrió cuando tenía doce. Y desde entonces y hasta el día de hoy, Theatre of Tragedy se convirtió en mi banda favorita, así como Lacrimosa. De esa manera me adentré en el mundo del metal gótico, del cual las primeras canciones que escuché fueron: «A rose for the dead» «Venus» «A distance there is», de Theatre of Tragedy; «Réquiem», «Alleine zu zweit», «Der morgen danach», de Lacrimosa; «Sleeping sun», «The Kingslayer», «Moondance», de Nightwish; y «Sangre», «Hojas secas» y «Sentido pésame», de Anabantha.

Con éstas cuatro bandas como pilares, pronto conocería a Therion, Tristania, Within Temptation, Lacuna Coil, HIM, Apocalyptica, Leave’s Eyes, Epica, Theatre des Vampires; y un poco más tarde a The Sins of thy Beloved, Sirenia, Darzamat, Stream of Passion, Delain, Sirenia, Xandria, Darkwell, Draconian, The Gathering, Tarja (cuando se volvió solista), Hada de Beng, Fortaleza, El Cuervo de Poe, Nostra Morte, entre otras bandas.

Pero regresando un poco a los dulces doce años, a partir de entonces fui encontrando por cuenta propia las bandas que definirían mis gustos musicales. También hay una etapa en la que uno es algo ‘cerrado’ y no escuchas más que tus géneros y nada más fuera de ellos. Por ejemplo, a los trece, escuchaba mucho black metal. Pero después superé esa etapa ‘cerrada’ y me abrí a diversos géneros, aunque casi siempre dentro del metal, hasta generar el criterio que hoy en día tengo: si una canción me gusta, da igual si es metal, clásica o ranchera, me gusta y la escucho sin culpas.

Hoy en día, a pesar de todo, puedo seguir diciendo que mi música favorita es el metal gótico. Lo escucho siempre: en el camino, en la universidad, trabajando, cuando voy a correr. Aunque ahora soy más diversa. En mi biblioteca musical figura el neoclásico, como Ashram; el post-rock, como Sigur Rós (otra de mis bandas favoritas); alternativa, como Coldplay, Juan Son, Muse, Artic Monkeys o Foster de People; progresivo, Dream Theater, por ejemplo; electrónica/trance/house como Armin Van Buuren, Basshunter o Zeromancer; y otras bandas como The Rasmus, Oasis, Keane, The Killers entre muchas otras.

Theatre of tragedy: un legado en el corazón.

Haciendo un poco de mención a Theatre of Tragedy, la número uno para mí, es una banda muy especial que me ha acompañado por casi 10 años. Ellos fueron los que más me llamaron la atención de aquel primer disco de metal gótico que me prestó mi hermano y por ellos me adentré en la escena. Sus canciones me acompañan cada día, de hecho, no hay uno en el que directa o indirectamente no escuche una de ellas.

Por ToT aprendí a tocar el piano: siempre quise tocar «A distance there is» hasta que lo logré. Por ToT me interesa Escandinavia y quisiera ir a Noruega, especialmente a la ciudad de Stavanger y, además de Alemania e Islandia, es otro de los países que siempre me interesaron. Incluso, uno de los recuerdo más lindos que tendré de la banda, es que a través del foro de la página oficial haya podido interactuar directamente con los miembros de la banda y que, incluso, le haya enviado por correo electrónico al baterista, Hein Frode Hansen, un fan vídeo de «Hollow» que realicé con unos compañeros de la universidad. Aún tengo los correos donde me contestaba, jejeje.

El último disco de Theater of Tragedy llegó cuando yo iniciaba la universidad (otoño de 2009) y me otorgó muchos buenos momentos, especialmente «Forever is the World», «Deadland», «Hollow», «Astray» o «Illusions». Unos meses después, en marzo de (2010), cuando yo estaba ya en el segundo semestre, anunciaron su retiro definitivo para el dos de octubre de ese año.

Una de las últimas fotos de la banda.

Recuerdo que cuando me enteré, me sentí algo triste, pero al mismo tiempo, feliz de haberlos conocido y del hecho de que su música siempre me acompañaría.

La primera vez que fui a Alemania conseguí el DVD de Last Curtain Call. La segunda vez que fui, me regalaron por mi cumpleaños el disco de Forever is the World, tour edition, una edición muy difícil de conseguir en México.

En éstos últimos —y algo difíciles— meses, escuchar «Forever is the World» siempre me salva, me reanima, me hace sonreir y me da esperanza.

Sólo el hombre acaba, pero el mundo, es para siempre.

Estoy muy orgullosa de lo que escucho. Estoy orgullosa de haber incursionado en el metal a los siete, porque la música es algo que también ha definido mi forma de ser y quien soy ahora, se lo debo en alguna proporción, a todas estas increíbles bandas.

Metal forever! Hell yeah!

Aquí el fan vídeo que realizamos para Theatre of Tragedy:

Anuncios

Poema #2: Todos somos Demian alguna vez

Todos somos Demian alguna vez

 

Estoy cansada del miedo

y de los hombres con miedo,

de luchar

y de los hombres que no luchan;

de ser libre, en una esfera de cristal,

un copo de nieve único;

por fuera, igual a los demás.

 

¡Hay que romper el cascarón!

Y exiliar viejos recuerdos

al compás de la razón

y del profundo firmamento.

 

¡Hay que romper el cascarón!

Antes de que el fénix se consuma

y se zambulla a la laguna,

donde no ha de regresar.

 

Cerciórome de no carcomer esperanzas,

asegúrome de ser fiel a mis ideas,

de romper esas cadenas

de cinismo e ilusión,

de lo que fue y ya no es hoy,

de lo que es hoy y nunca será.

 

Apaga, con cuidado, la última chispa

¡Hay que romper el cascarón!

Dejar atrás el mundo, un huevo,

que aísla el vacío, un vacío de color.

 

Porque hay más fuera de mí,

que dentro;

y más dentro, que en el universo.

Éste existe cuando sueño, sólo así

y detiene su expansión cuando despierto.

 

El mundo es una ilusión que no muere:

se mantiene por los sueños colectivos.

El hombre se marcha, el mundo, qué…

Gira, se contrae y vuelve a nacer.

 

¿No somos, sino un mundo en creación?

El universo soy yo…

¡Hay que romper el cascarón!

¡Hay que romper el cascarón!

Antes de que se rompa en mi interior…

 

We are all Demian sometimes

I’m tired of fear

and the men with fear,

to fight,

an the men who don’t fight;

to be free in a glass sphere,

a snowflake unique,

out, like everyone else.

 

We must break the shell!

And exiling old memories

at the compass of reason

and the deep sky.

 

We must break the shell!

Before that the phoenix is consumed

and dive into the lagoon

where he won’t never return

 

I make sure not eat away at hope

I promise to be loyal to my ideals,

to break these chains

of  cyniscim and illusion

what it was and its no longer today,

what today is and will never be.

 

Turn off, carefully, the last spark

We must break the shell!

Leave behind the world, an egg

isolating the vacuum, a vacuum of color.

 

Because there is more out of me,

that inside;

an more into than in the universe.

It exists only when I dream

and stops its expansion when awake.

 

The world is a illusion, that don’t die

is maintained by the collective dreams

The man is gone, the world stays

spin, shirnks and born again.

 

Aren’t we, but a world in creation?

The universe is me…

We musst break the shell!

We musst break the shell!

Before it breaks in me.

 

Te odio, porque me dejaste con los lobos

vio roter

 

 

Llegué a odiar

esa parte de tu ser,

que no dejaba de temer

y no se permitía

la valentía de

sólo soñar, sin preguntar.

 

Era mirar,

una llama sin calor,

pabiloso y frío, 

como lluvia de otoño,

que arrebata sin piedad

lo que flor fue un día.

 

El anhelo

consumía mi interior,

la ansiedad ¡oh, demonio!

hizo desangrarme,

hasta borrar todo lo que fui

otrora fuerza, debilidad.

 

Y aún en el misterio 

y el dolor,

llegué a confiar, sería sólo

un episodio de ansiedad…

¡Oh, fue fatal! 

siempre escucharía:

 

“¿Y si hoy el cielo no es azul?”

Haz foto en blanco y negro;

“¿Y si no seré quien quiero ser?”

Aguarda y mira;

“¿Y si algo hay dentro de mi ser?”

 Todo está bien…

“¿Y si esto ya no puede ser?”

¿Por qué no es cierto?

 

Odio…

 

Temí. No supe responder

como debí hacer,

ni terminé por entender.

Hice de un corazón tan rojo

y lleno pasión,

una manzana, que se marchitó.

 

Ahora vago

por la senda del ayer,

pero diré: lo lograré.

Y sigo firme

en la instancia de creer,

sin cuestionar que pasaría

 

Si mañana el cielo no es azul

(haz foto en blanco y negro).

Si no seré quien quiero ser

(aguarda y mira).

Si algo hay dentro de mi ser

(todo está bien).

Si esto ya no puede ser

(¿Por qué no es cierto?).

 

“¿Y si no logro lo que anhelo?”

¡No es tu anhelo!

“¿Y si alguien más opinará?”

Que hablen solos…

“¿Y si no me gusta este final?”

Haz tu destino

“¿Y si sólo hay oscuridad?”

Brillan más estrellas…

 

¿Y si dejamos de preguntar?

Y soñamos juntos

¿Y si dejamos de culpar?

Y nos miramos

Y si entendieras, fácil no es,

ser esa otra parte,

que ve, calla y recibe,

pero ya no quiere más miedo…

 

Odio el miedo…

 

Miedo

Miedo

Liebe

Das ist der Moment wenn du weißt, alles ist verloren. Und du kannst es einfach nur nicht glauben.

Und alles ist als ob du immer geträumt hättest, ein langer langer Traumt und nicht mehr.

Leute sagen immer viele Dinge. Manchmal Mneschen glauben sie haben alles Recht. Aber es gibt immer eine Ausnahme auf der Welt. Aber ich hab meine nicht gefunden und ich bin verloren und ich habe Angst.

Aber ich kann auch nichts mehr machen, nur bleiben in mir die dunkelsten Gedanken und das Stolz druck mich. Und das ist alles was ich habe. Es ist ein Neustart.

Ich wollte am Wenigsten ein bisschen etwas fühlen aber es ist alles kalt. Doch. Es tut weh. Es tut weh aber in der gleichen Zeit das heil mich. Ich bin nicht sicher was wird kommen. Ich weiß nicht was morgen tun will. Ich muss sagen, ich will wirklich nichts tun. Nur zu liegen, zu schlafen… eine Anwandlung auf etwas oder auf nichts. Zu schiwimmen gehen ohne zu wissen nur um zu sehen was ist Leben.

Ich zerfalle ohne stopp. Aber ich werde es finden, oh Gott! Oder ich werde in den Schattens noch Mal sein und meine Seele des Lichts aufräumen.

Vielleicht ich übertreibe, aber in meine Traumen ist so gut das Chaos zu fühlen und es zu lassen… Alles lassen! Alles lassen!! Weil ich nichts habe. Weil ich allein war und werde. Weil Liebe ist eine große Lüge, die Films uns verkauft haben. Weil Leute nur Fleisch und nicht Seele suchen.

Ich kämpfe noch gegen der Welt. Aber ich kann es nicht mehr. Dann, ich werde jetzt bei meiner Welt sein so lange ich kann. Und dann, wenn ich es zerstört habe, werde ich als ein Gestalt mehr in Dunkelheit verschwinden.

Man sagt, der Phöenix kann immer noch Fliegen und Leben. Aber ein Phöenix ohne Herz, ich meine, das Herz gestohlen und zerstört, wird einfach in seine Aschen verbrennen.

Und das Blut läuft noch in meinen Adern, die sich mich gerade erinnern: du bist hier. Und jeder Herzschlägt tut weh. Keine Hoffnung. Keine Liebe. So eine Scheiße… Leute musste nicht verlieben.

Ich musste es nicht. Ich hab mich jetzt verloren. Was kann ich dann machen?! Machen die Augen zu und küsst das Wind und dass das meine Küssen so weit bringen um sie nie zurück zu kommen können.

Na… Liebe ist wirklich. Das Problem ist, Leute sagen es ohne es wirklich zu haben.

Morgen

Ich will nicht schlafen,
ich muss es machen,
und wenn ich erwache
was wird auf mich warten?

V. Santiago

MORGEN – Lacrimosa

Schattenspiel

10. Cómo cortarse las venas de la manera correcta.

Cómo cortarse las venas de la manera correcta, leyó en letras azules; resultado de una búsqueda en google sobre anatomía.

Según esto, la gente suele cortarse de manera horizontal, que apenas corresponde a una parte de la vena y más de piel, pudiendo cicatrizar rápidamente.

“La manera correcta” es hacerlo verticalmente. Sí, de arriba pa’ bajo, ¿dolería, verdad? ¡Pues claro!

Y entonces recordó aquellas frías palabras: “Pensaba en acercarme a esa persona que te veía y deslizar mi navaja verticalmente por su espalda. La herida tardaría mucho en cerrar y daría el tiempo suficiente para que se desangrara”.

Suena el skype. Es esa persona.

–Eres un charlatán. –Dice googleadordeestupideces y le cuenta lo que ha encontrado.

–No te he engañado, bueno, sí. No lo hubiera hecho y tampoco se hubiera muerto. Pero tenía razón en la dirección del corte.

–Como sea. Apúrate, necesitamos más hielo.

20 minutos después se oye el timbre de la puerta y con un movimiento en seco se abre la puerta.

Sostienen el cuerpo que yace en el suelo y cortan la vena que corre a lo largo de la muñeca. Verticalmente. Luego de un rato, consiguen llenar un par de botellas con sangre.

–¡Joder!

–¿Qué pasa?

–Acabo de encontrar que es más rápido desde la arteria.

–No te preocupes. Ya habrá tiempo. La práctica hace al maestro.

9. Escribe bien, por favor.

La conoció en una de esas redes sociales, donde todos tenemos una cuenta. Podría estado, incluso, a punto de sucederte a ti.

En la foto quería dar a entender más de lo que era y si bien, una imagen dice más que mil palabras, muchas veces una palabra dice más de ti que otra cosa.

Ella era la clásica chica que ScRbiIaääa hAzii.

Disculpen si ha sido ofensivo, pero de esta forma ella llamó su atención. Y luego, con una sencillez increíble, en parte por su virtud y en parte por la estupidez de ella, la conquistó.

La chica puso: aun no se k fue lo k me echizo de ti.  UnN angelitho0 me dijo0 q es unN pecado0 penZzar s0lo en t¡¡¡

Pasa el tiempo. La policía encuentra un cadáver. Había una nota.

Estaban matándome. ¿Por qué no habría de defenderme?

Atentamente: el lenguaje.

En un mundo correcto, todos habrían asentido. Cuestión de semántica.

8. Acróstico

 

Te miras un día al espejo, en el momento más sincero del día: justo después de despertar. Has olvidado el sueño que tuviste; algo así como una genial novela de suspense, pero que ahora no recuerdas.

Estás asustado. El miedo que le tienes ahora a la muerte supera exponencialmente esa vocecita que te dice: “Hey, todo estará bien”. Pero… ¿y si no lo está? Ya no te importa el dolor, ni siquiera la noticia que afectará a tu vida. Te preocupan las personas que amas, que vayan a sufrir.

Aún así, por algunos momentos lograr olvidar todo y haces tu día como si nada. El que busca encuentra, de modo que te resistes a buscar cualquier cosas que te pueda poner ansioso y bloqueas google. Miras su foto y comprendes cuánto te ha cambiado y de qué manera te ha convertido en una persona mejor.

Morir es un eufemismo. La verdad es más dolorosa. Pero el amor te ha salvado: ha limpiado tu corazón. Admites que aceptarías tu destino contento, si esa otra persona va a estar bien. Que no le has hecho ningún daño y que todavía puede ser feliz. Eso te conmueve hasta el borde de las lágrimas. No, ¡qué va!, lloras sin control.

Oyes el característico “bip” desde tu móvil, que indica que tienes notificaciones. Ahora que tienes el corazón entregado y has aprendido que el amor es el sentimiento más fuerte que puede existir, te miras al espejo con el alma renovada. Te llama desde la habitación y acudes. No pasará nada. No hay por qué temer ya. El amor, te ha salvado.

Cuando no deberías amar demasiado.

8- Cuando no deberías amar demasiado.

Había cambiado el fondo de pantalla con una foto de él por una de Mario Gómez sonriendo. Pero ni eso le hacía feliz.

Por la noche, cuando se subió al autobús después del trabajo, se sinitó como en la feria. Las luces de neón azul iluminaban los asientos y en el frente relucián planetas de plástico fluorescentes. También resonaba una estrambótica música grupera. Parecía a aquel juego de asientos que giraban y se bamboleaban al ritmo de la música, para culminar de reversa y, de vez en cuando, preocuparte de que se rompiera el endeble seguro y te mataras. No había mucho diferencia: el conductor se sentó hasta atrás y esperó a que el juego, perdón, autobús, se llenara, dando los boletos de mano en mano a sus víctimas alias pasajeros. Cuando por fin estuvo lleno, arrancó, haciéndote creer que en una de esas saldrías disparado por la ventana.

Ella se sentó casi hasta atrás. Le subió el volumen al máximo a “Fade” de Theatre of Tragedy en parte para acallar sus demonios internos y la canción ranchera que retumbaba en las bocinas.

De repente cayó una canción que le recordaba a él.

Y así, en ese extraño camión-juego lloró, de aquella forma que no necesitas ni apretar la nariz para que las lágrimas se escurran naturalmente. Probablemente sea la forma más sincera de llorar. Probablemente sea también la más profnda y dolorosa.

Porque sólo el miedo a perder lo que más amas, te hace temblar hasta el último rincón de tu cuerpo.

Y entonces ella lloró. Pensando en él. Y que Mario Gómez se veía especialmente ridículo a su lado. Pues cuando amas a alguien…

*Inserte su frase aquí*.

7. La frialdad que te congela el corazón

Estás ansiosa; esperas cada noche y cada mañana para poder encontrártelo a la hora de siempre en el lugar de siempre. A veces él llega tarde, a veces debe irse temprano. Otras, simplemente no puede llegar. De cualquier manera tú permaneces siempre ahí, a la orilla del bosque, esperando por él.

Llega el invierno y con él, la nieve. Tú habías estado esperando ese día por mucho tiempo: sólo quieres compartirlo con él. Tienes frío, pero cuando él llega y te abraza, extrañamente te sientes con más frío aún. Debe marcharse pero promete regresar… más tarde. Mucho más tarde. No sabes qué creer. No sabes qué sentir. Sólo asientes con la cabeza y te quedas ahí, reflexionando, mientras los copos de nieve comienzan a mezclarse con tu cabello, mojándolo y volviéndolo un lío.

Sabes que eres una intrusa en su vida, una persona relativamente nueva. Pero te duele. Hace frío y tus manos y rostro se vuelven azulados. Al poco tiempo las piernas se te entumen: deberías moverte, piensas. Tu mente te dice que te vayas a casa. Tu corazón te obliga a mantenerte en pie a pesar de la tormenta.

Cuando él vuelve, sólo para decirte que quiere volverse a ir, tu corazón apenas y late. Él no lo sabe, es más, ni siquiera nota que tu cara tiene lágrimas congeladas. Te mira pero tú no sabes qué ves realmente en sus ojos. No expresan nada. El corazón se te enfría, tu cuerpo cae hacia atrás y la nieve se deposita en la curvatura de tu rostro, especialmente en las cavidades oculares. Las lágrimas saladas se terminan de congelar en tu iris.

Si te hubieras ido, él te habría llamado, habrías acudido a él y, de todas formas, te habría congelado el corazón.