Twitcrush

Aprendí a leer su estado de ánimo en 140 caracteres. Con el tiempo, conocía todo su guardaropa de la cintura para arriba y hasta había elegido ya las prendas que más me gustaban de él.

Compartíamos música, tweets, cuestiones filosóficas, tonterías de la vida. Era mi twitcrush. Sí, aunque no lo crean, uno (en contextos bastante curiosos) puede llegar a “enamorarse” de alguien de manera electrónica.

Hablábamos en alemán: el era de Austria, mi antítesis de todo lo que debía ser “alemán”: mucho café (fuerte), panes, cosas dulces… nada de fut.

Nos acoplábamos para twittear, a pesar de las 7 horas de diferencia que llevábamos, pero cada quién tenía en su iPod el reloj del otro. De tantas demostraciones de cariño twittero, mis otros followers sabían para quién eran mis mensajes de amor sin mención.

Mi crush era bastante tierno. Aprendí muchas de las dulces palabras que ahora sé a través de mensajitos. Yo, por mi lado, le tomaba foto a todo lo que hacía en el día para compartirlo con él. Una vez, después de algún tiempo, le dio fav a un par de fotos mías, confesándome que eran las que más le gustaban.

Llegó un momento en el que nos decíamos cosas como “si tú estás feliz, yo estoy feliz”. Y entonces, como si se tratase de una relación en vivo y en directo, me vino la pregunta de: ¿qué se supone que somos / sentimos?

Él era tímido. Muy lindo y detallista, pero cerrado con la expresión concreta de sentimientos. Uno de esos “buenas noches para ti, buenos días para mi” recibí un “ich mag dich”. Mi corazón saltó. Se volvió a arrugar cuando noté que tal frase sólo significaba algo así como “me agradas”.

Pasaron los días y éstos se hicieron meses. Nunca había oído su voz, ni visto una foto de cuerpo completo de él. Jugaba a imaginármelo. Una tarde hablábamos de la felicidad y terminó diciéndome que le gustaría estar en México, conmigo.

Entonces me llegó una gran noticia: yo viajaría a Alemania. Él prometió que me visitaría. Nunca fue, por “x” o “y” razón (tiempo, ocupaciones familiares, trabajo, estudio). Le mandé café por su cumpleaños, el mejor de México y nunca me comentó si le había gustado o no. Yo ya le había confesado, para ese entonces, que me gustaba más allá de una amistad. Él contestó que “era lindo de mi parte” y en general que le agradaba. Nada más. Ni un sí o no. Creí entonces que, en español mexicano, me había bateado de una manera dulce, para no herir mis sentimientos o algo así. Pensé que quizá por eso no me había ido a visitar a Alemania.

Esa semana, conocí a alguien que me cambió la vida. Yo no quería enamorame ni iba con esa intención, en parte por mi crush, en parte porque no creí encontrar a nadie que me gustara tanto o más. Logró hacer que lo extrañara toda una semana y cuando regresó apenas y nos separamos. Comenzamos una relación entonces, aunque yo debía regresar a México.

Tras 8 meses, mi crush, quien ya estaba enterado de mi relación e incluso le había contado un par de cosas de él, me saludó. Tenía tiempo que no nos escribíamos. Habíamos skypeado sólo una vez y me volvió a prometer que, esta vez que regresara a Alemania, ahora sí me iría a visitar. Recuerdo que le conté toda la historia hasta ese entonces a mi novio, el cual saltó y admitió estar un poco celoso y me dijo que seguro él (el otro) sentía algo por mi. Para mis adentros me dije “no”. No, porque le había expresado mis sentimientos y me había rechazado. No, porque cada vez que le preguntaba qué sentía me decía que le agradaba y era linda. Y nada más.

Y así, 427 días desde el primer tweet, comenzamos una conversación por DM de twitter, con el tema de que él tenía una nueva cuenta. Otrora twitteradicto, apenas y escribía en la semana. Se me ocurrió decirle (porque ya no tenía nada que perder) así, directamente, que había estado (en pasado simple alemán) enamorada de él, no sin antes reclamarle por qué no había escrito en tanto tiempo. Me dijo que a pesar de no estar ahí, no se olvidaba de mi. Entonces contesté que la situación era ahora rara para mi y ¡zas! lo solté. “Estaba enamorada de ti”.

Como siempre me respondió de forma que no entendí si era un “yo no” o un “yo también”. Entonces insistí en la pregunta hasta que por fin lo dijo. Me había “ganado cariño/amor”. Odié la frase en alemán porque ninguna de mis traducciones (a pesar de ser una frase simplísima) tenía el sentido correcto. Era como querer traducir “eres la crema de mis tacos” (o frases muy de un idioma). De cualquier forma lo que siguió me aclaró un poco. Escribió que entonces yo había conocido a alguien más y entonces él había aceptado simplemente eso y no más preguntado. “Así es la vida, supongo”, sentenció.

Luego, respecto a su alejamiento, entendí que esa fue la razón. Dijo que no quería molestar innecesariamente. Yo había encontrado lo que andaba buscando y eso era bueno. Para asegurarme lancé una última pregunta, sobre una relación, si tuve la posibilidad alguna vez de ser su novia. “Sí, seguro. Siempre me gustaste”.

Y fue raro porque no me sentí triste. No me dije “joder, por qué ahora” o “ah, estoy confundida”. No, de alguna manera, no sentí nada. Por él. Y eso me dio tristeza. Sé que es por el hecho de que tengo ahora a alguien increíble a mi lado, que en menos tiempo me ha llegado a conocer más que nadie, que es mi mejor amigo y pareja. Y a la vez, también sentí alegría. Por tener un amor tan fuerte y porque, de haber sabido antes los sentimientos de mi crush, tal vez nunca hubiera conocido a la persona que amo.

Es curioso. Así debían pasar las cosas ¿no? Mi chico, como suelen actuar los hombres, cuando escuchó la historia actualizada dijo: por esperarse demasiado. Y luego un “ya ves, lo sabía. Nadie habla de cruzar el océano nada más porque sí”. Y sobre la posible visita en Alemania, sacó lo celoso: no creo que sea buena idea, dile que no puedes o algo así. Igual y salen los tres, se burló una amiga de mi. Cuando le dije que, al principio, mi crush me gustaba mucho y sentía algo, se espantó un poco. Pero cuando sentencié sobre lo de haberlo conocido a él, se alegró diciendo: bien por mi, bien por ti, malo por él. Pero en especial, bien por nosotros.

Mientras veíamos nuestra serie favorita, miré el twitter. Tenía un DM. Dos puntos y un asterisco. Un beso. Miré a mi chico y percibí todo lo que sentía por él. Noté que lo amaba más de lo que imaginaba y sobre todas las cosas. Respondí sólo con el emoticón de una sonrisa. “Lo siento” –quise decir. “No puedo corresponderte”. Pero no. Sólo la sonrisa. Supuse que él sabría interpretarlo y que regresaríamos al silencio, con un ocasional “cómo te va” de cortesía, alguna vez entre un “buenos días para ti, buenas noches para mi”, mensajes de 140 caracteres y efímeros como lo son en una time line.

That’s life, I guess.

Anuncios

Cine alemán: Del expresionismo al muro de Berlín y un poco más allá.

Estas últimas dos semanas han estado marcadas por encuentros con películas alemanas, de las que desde hace poco más de un año  he empezado a hacerme una colección, puesto que es mi cine favorito.

Primero, el viernes pasado vimos en clase de análisis cinematográfico “Das Kabinett des Dr. Caligari”, el clásico expresionista de 1920 dirigida por Robert Wiene. Con este film se inauguró una nueva corriente, bautizada como “expresionismo alemán” y que entre sus exponentes tenemos también “Nosferatu” (1922) de Friedrich Wilhelm Murnau y la impresionante Metrópolis (1926) de Fritz Lang.

Estas películas no sólo mostraban una estética elaborada y contrastantes escenarios, sino que se puede considerar como el inicio de la ciencia ficción el en cine, además de la implementación de trasfondos políticos y sociales (no mostradas explícitamente, sino integrada en cuestiones de la trama a manera de metáforas). Incluso, aunque es algo que nos pueda parecer ajeno y extraño, el expresionismo sigue vivo y el más grande ejemplo es Tim Burton. Punkte.

Ahora bien, hago un salto en el tiempo para ubicarme en la noche de hoy, que acabo de ver “Adiós a Lenin” (Good bye Lenin, 2003, Wolfgang Becker). Dicho film me lo habían recomendado dos muy buenos amigos, especialmente por ser una película alemana y que está situada en la dimensión espacial y temporal de la caída del muro de Berlín y la reunificación alemana.

Aparte de ser multipremiada en Alemania y reconocida en en Europa y el mundo, la película tiene un soundtrack maravilloso, que desde el principio te conecta con la pasión de la trama. Yann Tiersen es el autor de algunas de las piezas que se escuchan e incluso podemos escuchar también “Comptine d’un autre été”, muy conocida por el film “El fabuloso destino de Amelie Poulain”. Les dejo el trailer de Adiós a Lenin a continuación.

Debo destacar que de por sí mi vida se encuentra marcada por una gran conexión con Alemania, pero hoy, al ver Adiós a Lenin, aparte de disfrutar un film con encuadres diferentes, recordé tanto Berlín y mi breve estancia por ahí. Desde la Alexanderplatz, los grandes edificios, el color del cielo y las calles hasta cosas pequeñas como ver una “Beck’s” en un Pub.

El mensaje final en la película es hermoso y cierto. Pude llorar y reír a través de los 121 minutos de duración, pero sobre todo, pude comprobar de nueva cuenta la fantástica fotografía alemana y la historia de su pueblo, una nación que, hablando de lo que es hoy en día, es relativamente joven. Recordé a una chica de Bonn que conocí en una estación de tren camino a Köln, en Alemania. Era 3 de octubre, día de la reunificación alemana y terminamos un par de amigas y yo acompañándola a ella y su amiga a Bonn (antigua capital de la RFA). La chica nos contó que ella tenía apenas poco más de un año cuando cayó el muro y que estuvo ahí, con sus padres, formando parte de la historia.

Creo que la capacidad que ha tenido el pueblo alemán para sobreponerse a tantas situaciones los hacen ser lo que hoy en día son. Alemania es más que cerveza y futbol, o empresas automotrices. Alemania es cultura e historia. En palabras de un amigo americano que estudia filología alemana “Alemania es el mejor lugar para aprender historia”.

Invitación

Para todos aquellos que vivan en el puerto de Veracruz me es un placer compartirles la invitación por parte del grupo de alemán del centro de idiomas de la Universidad Veracruzana a su evento cultural de fin de semestre. Se mostrarán dos películas alemanas (ver póster a continuación) además de que se ofrecerá café y pastelería alemana, como parte de la tradición alemana Kaffee und Kuche.

Fecha por confimar

Fotogalería: Berlín-Bonn

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografía y texto por: Violeta Santiago

Twitter: @VicereineOezil

Morgen

Ich will nicht schlafen,
ich muss es machen,
und wenn ich erwache
was wird auf mich warten?

V. Santiago

MORGEN – Lacrimosa

Schattenspiel

El resumen del 2011

Uff. Apenas y me ha quedado tiempo para esto, así que lo haré algo breve. Este año fue fantástico pero a su vez, difícil. Personas entraron a mi vida, otras se arraigaron y algunas más demostraron que no valen la pena. Pero quiero ser positiva, así que enumeraré las cosas guay del año.

Me fui a Alemania!!

Hice mi primer año en Twitter, Twitcams incluidas.

Entre las personas especiales del año están:  Isabel, quien es mi mejor amiga, mis eternos amigos: Chucho, Hugo, Cuba Isaac y Carlos. Desde Berlín, Nikolas, con quien pasé uno de los días más bonitos e incluso me llevó hasta el Olympiastadion!  También mis nuevos amigos: Beatriz, de España a quien conocí en Alemania y es una chica genial y en Twitter a Julian Hashlinger @Julianh85, con quien más twittee y escribí mensajes así como a @Lumosfera con quien platiqué de todo y nos debemos aún un telefonazo y @caserrafobia que hasta me fue a ver al aeropuerto antes de irme a Alemania y de paso nos conocimos en persona.

En cuestión de films, tanto nuevos como los que apenas descubrí, mencionaré: Donnie Darko, Inception, Garden State, Das Wunder von Bern, Black Swan y en series de TV me enamoré -literalmente- de One Tree Hill.

En videojuegos fue mi año más prolífico: Assassin’s Creed Brotherhood y recién salidito el Assassin’s Creed Revelations. También me hice de juegos como Velvet Assassins, Gears 2, Final Fantasy XIII y  jugué el Fifa 10, 11 y 12  y el Resi 5 durante todo el año. Como presente navideño me autoregalé la membresía gold… Ho ho ho.

En libros, inicié mi colección en alemán: Gespräche mit einem Vampir, Wolfsfährte, Carneval y un libro sobre comunicación que compré en el Museo Nixdorf de Paderborn.

En Música, uff es demasiada. Pero mi gran influencia fueron las canciones en One Tree Hill y el CD en vivo de Theatre of Tragedy: Last Curtain Call.

Profesionalmente escribí más artículos y columnas así como capítulos de mi novela.

Especialmente hay dos cosas que me marcaron este año: Twitter y el Alemán. En Twitter encontré un espacio como nunca antes había imaginado, así como muchas muchas personas geniales que no podría mencionar aquí por falta de espacio. En cuanto al idioma que amo, con el incomparable apoyo de mi familia, de la profesora Jacky y la coordinadora de mi centro de idiomas (UV), la Dr. Herrera, pude cumplir mi sueño de conocer y estudiar en Alemania. El destino fue Paderborn y debo recalcar que no sólo fueron de los mejores días de mi vida. Ahora me esfuerzo el doble para regresar, por lo que hice es test ÖSD B1 y bueno, aún espero resultados, pero espero que todo salga excelente y así en 2012 regresar a Alemania.

Feliz Año 2012!!!

 

Zimmer

Erzählung Nummer 1 auf Deutsch.

Auf: Violeta Santiago.

Die Schere hat nach die Schublade des Küchentisch zurück gekommen. Ich erinnere mich darauf, wann ich sie vor vielen Jahren genommen habe. Ich war ein Kind und ich brauchte etwas schnitten. Deshalb hat sie im meinem Zimmer geblieben… bis heute.

Ich habe kein Zimmer mehr. Ich schlafe im Wohnzimmer oder bei meiner Mama. Ich muss sagen, das ist nicht so schlimm. Ich habe seit lange Zeit ohne im Haus zu wohnen. Aber ich wusste, ich hatte einen Platz für mich. Jetzt ein elfjähriger Mädchen schläft in meinem Bett, nimmt meine Plüsches und spiele mit meinen Dingen.

Ich musste alles putzen. Mein Bruder hat die Wanden von Violett angestrichen. Ich wollte immer Violett mein Zimmer haben, aber nein, sie waren gelb und sein Name war groß an einer von ihnen.

Ich war böse. Fragte ich mich warum.

“Das Zimmer ist egal” habe ich gedacht. Aber ich war traurig auf meinem Bruder. Ja, ich weiß, dass eine Schwester seinen Platz immer hat, aber die Sachen waren jetzt nicht schön. Es gab ein Mädchen, welches das Tochter von ihm nicht war, aber von seiner Freundin ja.

Ich ging raus und denn ich habe mit den Hunden gespielt. Mein Bruder rauchtet ein Zigarette.

–Vielleicht sollen wir deine alten Plüsches schenken. –Hat er gesagt.

–Bist du bekloppt? Sie sind meine! Du kannst nicht es tun! –Ich habe ihm sich schlecht angeschauten.

Er sagte nichts mehr. Am Abend das Mädchen schlief im meinem Bett und das Wohnzimmer war noch mal frei für mich.

Ich merke dann, ich hatte lange Zeit, ohne ich hier einen Platz zu haben. Ich lachte, traurig. Ich saß mich auf dem Sofa und schaltete den Xbox ein.

Nächste Tag einige armen Kinder spielten mit anderen Plüschen, ein bisschen alt, aber gut gepflegt.

Also, es gab einige nur… ohne Kopf.

Der Jüngling und der Stern

 

Aus “Demian” von Hermann Hesse.

Und sie erzählte mir von einem Jüngling, der in einen Stern verliebt war. Am Meer stand er, streckte die Hände aus und betete den Stern an, er träumte von ihm und richtete seine Gedanken an ihn. Aber er wußte, oder meinte zu wissen, daß ein Stern nicht von einem Menschen umarmt werden könne. Er hielt es für sein Schicksal, ohne Hoffnung auf Erfüllung ein Gestirn zu lieben, und er baute aus  diesem Gedanken eine ganze Lebensdichtung von Verzicht und stummem, treuem Leiden, das ihn bessern
und läutern sollte. Seine Träume gingen aber alle auf den Stern. Einmal stand er wieder bei Nacht am Meere, auf der hohen Klippe, und blickte in den Stern und brannte vor Liebe zu ihm. Und in einem Augenblick größter Sehnsucht tat er den Sprung und stürzte sich ins Leere, dem Stern entgegen. Aber im Augenblick des Springens noch dachte er blitzschnell: es ist ja doch unmöglich! Da lag er unten am Strand und war zerschmettert. Er verstand nicht zu lieben. Hätte er im Augenblick, wo er sprang, die Seelenkraft gehabt, fest und sicher an die Erfüllung zu glauben, er wäre nach oben geflogen und mit dem Stern
vereinigt worden.

 

Je mehr Deutsch, desto besser.

Hace más de un año, precisamente en mayo de 2010, yo no hablaba ni una palabra en alemán. No conocía su gramática, ni la entonación, ni siquiera la pronunciación de las palabras (los diptongos, las umlauts, la w,v, etc…)

Y ahora, el 2 de diciembre de 2011 hago el ÖSD B1. El Österreiches Sprachdiplom Deutsch.

Tiemblo como flan fuera del refrigerador en calor veracruzano. Y a la vez me siento más fuerte y orgullosa (orgullosa en el sentido de estar feliz de mi esfuerzo) que en otras ocasiones.

Y es que, para mi, es algo sumamente especial. Muchos tienen TOEFL, incluso el DELF/DALF (Francés) es bastante popular. Pero aplicar para esta prueba y no un A1 o A2, sino un B1, me llena el corazón.

El alemán es como una relación. Bueno mi relación amorosa lo es también. Pero la comparación la hago porque el alemán (como una relación) necesita tiempo, necesita que le dediquemos horas para entenderlo, para quererlo aún con sus extravagancias y amarlo por ser sincero y directo. Necesita que lo comprendamos y otras veces que no preguntemos por qué. El alemán necesita paciencia y esfuerzo, pero el fruto es el más dulce.

Ahora me dispongo a tomar un baño de agua caliente, quizá jugar una media hora al Starcraft 2 y entonces, a dormir. Mañana será un gran día. De esos que no se olvidan.

Aquí van depositados mis sueños, como una bolsa de semillas. Pero no en balde he estudiado como nunca en mi vida, con una dedicación total y con el amor como sentimiento que me impulsa, porque sí, el amor me hace querer aprender más del idioma de mi chico, para dentro de no mucho poder decirle con palabras más hermosa, cuánto vale él para mi.

Entre más alemán, mejor, para mi entonces.

Hace apenas unos días un pseudo intelectual comentó con gran simpleza cuestiones sobre la escritura y usó argumentos dignos de Kindergarten. Creo que la gente muchas veces es infeliz porque no consigue abrazar lo suficiente sus sueños. En vez de mirar a los que persiguen sus ideales y pensar que son unos locos, debemos concentrarnos en los nuestros. En vez de llenarnos la boca criticando a los demás, debemos ver primero dónde estamos parados. A mi qué, yo soy feliz. Me da tristeza simplemente la gente que se dice ser algo, que se dice ser inteligente por vomitar ideas que no nacen de sí mismos, que habla de creatividad pero no entiende las metáforas, que se dice ser diferente y se reúne en grupos de personas que también se dicen ser diferentes, y al final, son todos iguales.

Como sea, me he alejado del tema. Pero ahora, lo importante.

A continuación les dejo lo que comprende mi examen.

Bis denn!

Zertifikat Deutsch B1

Prüfungsziel

Für das Bestehen des Zertifikats Deutsch sollten Kandidatinnen und Kandidaten fähig sein, sich in vertrauten Situationen sprachlich problemlos zurechtzufinden.

Diese Prüfung für Deutschlernende ab 16 Jahre stellt den Nachweis der Fähigkeit zur selbstständigen Sprachverwendung in Alltags- und Berufssituationen dar.

Geprüft werden die Fertigkeiten Lesen, Hören, Schreiben und Sprechen.

Im Mittelpunkt steht die kommunikative Kompetenz, doch auch auf formale Korrektheit wird bereits geachtet.

Das Zertifikat Deutsch ist ein Gemeinschaftsprodukt des Österreichischen Sprachdiploms Deutsch (ÖSD), des Goethe-Instituts (GI), der telc GmbH und des Lern- und Forschungszentrums der Universität Freiburg/Schweiz.

Prüfungsteile

Leseverstehen und Sprachbausteine (90 Minuten)

Leseverstehen

Anhand von 3 Aufgaben wird globales, detailliertes und selektives Verstehen von unterschiedlichen Lesetexten aus Österreich, Deutschland und der Schweiz überprüft.

Texte: Artikel, Kurzmeldungen und Anzeigen aus Zeitungen und Zeitschriften

Aufgaben: Zuordnen von Überschriften zu Texten, Zuordnen von Situationsbeschreibungen zu Anzeigen, Erkennen der Hauptaussagen anhand einer vorgegebenen Auswahl

Sprachbausteine

In 2 Aufgaben werden implizit Grammatik- und Wortschatzkenntnisse überprüft.

Texte: Briefe oder E-Mails

Aufgabe: Füllen von Textlücken anhand einer vorgegebenen Auswahl

Pause (15 Minuten)

Hörverstehen (30 Minuten)

In 3 Aufgaben wird globales, detailliertes und selektives Verstehen von standardsprachlich gesprochenen Hörtexten aus Österreich, Deutschland und der Schweiz überprüft.

Texte: kurze Interviews und Stellungnahmen, Radiosendungen, Tonbandtexte, Durchsagen

Aufgaben: Erkennen von richtigen und falschen Aussagen

Schreiben (30 Minuten)

Unter Berücksichtigung mehrerer Leitpunkte muss ein privater (Antwort-)Brief verfasst werden.

Sprechen (15 Minuten)

Der mündliche Teil besteht aus 3 verschiedenen Aufgaben.

Mit dem Gesprächspartner/der Gesprächspartnerin sollen Informationen ausgetauscht werden, über ein vorgegebenes Thema berichtet und dazu Stellung genommen werden sowie etwas geplant oder vereinbart werden, zum Beispiel ein Ausflug oder Fest.

Sie ist wie sie ist.

Sie hat zwei Namen; ein Name ist fast nur für Freunden und Bekannten und der andere Name für die Familie. Sie hasst Gemüsen und das einzige Obst, das sie essen kann, wird sie krank. Sie träumt viel: von einer besten Welt, von vielen Romanen zu schreiben…

Ich soll sagen, sie ist auch -ein bisschen- verrückt. Als sie Kind war, hat sie gedacht, dass die Sternen die Tönen der Grillen machten…

Sie ist stark mit aller, aber sie ist wirklich emotional. Zum Beispiel, machmal weint sie mit den Films, natürlich, mit den guten Films. Sie ist auch Freak.

Sie hat gute Freunden, die sie mit den Fingers nummerieren kann, aber sie sind Personen, bei der sie alles tun würde. Aber manchmal hat sie Angst der Leute, weil sie manchmal verletzt worden ist.

Sie fragt sich oft, “was würde passieren, ob ich “normal” wäre?” Aber sie hat sich es vieles mal geantwortet und die Antwort schreckt sie.

Sie kann 15 Stunden schlafen oder 32 Stunden wach bleiben. Sie kann Espresso ohne Zucker trinken, vielleicht weil sie von innen sehr süß ist. Sie glaubt an “Nur die Leute, die sehr verrückt ist als für denken, dass sie die Welt ändern können, machen es!”

Ich soll eine letzte Sache sagen. Sie wiegt ca. 51 Kg. Aber jetzt wiegt sie 50,750 Kg. Warum? Also… Haben sie sich nie gefragt, wie viel es wiegt ein Herz?

Sie ist wie sie ist. Und sie ist glücklich… jetzt mehr als nie.

Ah… und jetzt auch ist sie nur für jemanden.

Domingo Alemán (und ein Paar Sachen mehr)

 

 

 

Domingo Alemán… Y un par de cosas más

Por: Vicereine

 

Paderborn amaneció bañada de sol. El cielo inmaculadamente azul, despejado, a lo mucho rayado por las estelas que dejan los aviones a su paso, pero que tras unos minutos desaparecen. Entonces Paderborn despierta lentamente y ahora es cuando me toca explicarles un domingo alemán…

Me he levantado tarde, primero que nada. De modo que a las 11 de la mañana moría de hambre. Mi primera intención fue ir al centro comercial que está cerca de aquí, quizá para comer una salchicha o en su defecto comprar huevos o algo y preparar mi comida, pues en casa tenía pan, queso y jamón pero ayer había cenado eso y hoy sólo quedaba una rebanada, así que de cena tendría que comer pan y queso y si tuviera huevos… otra vez pan, queso y huevos o huevos con jamón… y pan. (Sí, mi dieta está ahora basada en eso)

¡Pero el centro comercial estaba cerrado! En plan sin coches en el estacionamiento, todo apagado… Y es que aquí la gente no trabaja en domingo. Y de hecho, lo encuentro bien. Las horas que trabajan en la semana son realmente de trabajo. Nada de estar en facebook o platicando… no, horas eficientes de trabajo. Quizá, también, por eso trabajan hasta las 6 de la tarde. No es de extrañarse andar en el centro, en lunes y que los comercios empiecen a cerrar a las 6 o 7 pm. Una amiga de España y yo nos hacemos esa pregunta… Wohin gehen die Deutschen nach 6 Uhr? (¿A dónde van los alemanes después de las 6?) Todo un misterio… Supongo, a descansar. Porque aquí trabajo es trabajo, pero diversión es diversión.

Entonces, domingo por la mañana es día de ir a corer, de jugar fut, de ir a pasear en bicicleta con la familia. Es día de divertirse en el parque junto al río con los niños, de tiro con arco, pintura de caras, cubos de colores y para los más grandes, kayak en el río Pader.

Domingo también es día de fut. Bueno, los sábados igual. Puedes encontrar en los trenes a los fans que van hasta el estadio rival a apoyar a su equipo. Van bebiendo cervezas en el tren, en la estación, en el Straßebahn, en la calle… en el estadio casi no porque están los 90 minutos cantando porras. Eso sí, cuando cae el gol, llueve la cerveza. Literalmente.

Pero los fans que ven los partidos desde algún pub, van vestidos normales. Es decir, no llevan la camiseta del equipo… como lo haría yo. Pero ahí están, 7 alemanes reunidos en una mesa, comiendo pizza, pendientes de la pantalla y celebrando el gol con un único “Tor! sehr gut” y después, siguen viendo el juego tranquilamente. Claro en el estadio es otra cosa… y otra historia que ya luego os contaré con más detalle.

Regresando (mucho) a este domingo por la mañana, no tuve más remedio entonces que ir al Burger King cerca de la Universidad. Sólo tuve que cruzar un par de calles y ojo, aquí no se cruza la gente a media calle, bueno sí, pero es raro. Es decir, hay cada cierto tramo semáforos y semáforos peatonales, donde picas un botón verde, muy amable éste, que dice “bitte warten” (Espere, por favor) y luego te da una luz verde para que cruces sin problemas.

De lejos, creí que el restaurant de comida rápida estaba cerrado. Afortunadamente no era así y entonces entré y me dirigí a la caja a ordenar.

Aquí va otro paréntesis: la amabilidad. Siempre que voy a pagar ya sea en el supermercado, la librería, o cuando se te acercan los meseros, siempre te saludan con un cordial “Hallo”. Y no es un Hallo seco, no, es uno melodioso, como si te conocieran o como si saludaras a un amigo por las mañanas “Hallo Violeta/ Hallo”. Pido una Whooper y unas cosas empanizadas rellenas de queso y tocino (tenía mucha hambre) y, como en cualquier restaurant de comida rápida, te preguntan que si quieres no se qué más por sólo no se cuánto. Claro, aquí entendí que si quería mayonesa y capsut (te la cobran) que de cuántas piezas los bocadillos esos,”fünf oder acht?” “Ehm… fünf, bitte” (de 5 piezas) y bueno medio al azar dije “ja, nein, ja bitte, ja!” Nunca me preguntaron que si de coca la bebida pero me la dieron así, lo cual me dio gusto. “Me conocen”, pensé. “Ah… Der Hamburger (Y no los de Hamburgo)… hmm… für tragen, bitte”. Aclaro “tragen” es llevar, no “tragar”. “Zu mitnehmen”, me dijo la chica con una sonrisa. Correcto, bueno, ya aprendí el verbo correcto para pedir la comida para llevar.

Pagué y me hice a un lado esperando mi pedido. La cajera me dijo que las cosas esas con tocino tardarían un par de minutos, que si quería me sentara. Sorprendentemente entendí en automático. En partes, claro está “Die… bacon… minuten… willst… setzen” Ya un par de segundos, entendí la frase completa: “Die Bacon Cheese Roll dauert ein Paar Minuten mehr, willst du dich setzen?”

Efectivamente, un par de minutos después me dieron mi pedido y regresé al departamento a comer a gusto. El sol seguía resplandeciendo sobre Paderborn, sin embargo no quemaba, al contrario era un calor agradable. Era realmente cálido, como la gente.

Ahora que veo el ticket me doy cuenta que dije “sí” a eso de “por 2 € más papas y refresco grande” … Duh! Pero bueno, sorprendenetemente me comí todo, menos las papas grandes, que guardaré para la cena porque como hoy todo está cerrado, no tendré más remedio que cenar pan, queso y mi rebanada de jamón. Aunque hoy en la noche, habrá papas también.

Desde Paderborn, Alemania, con amor.

 

 

Pader-Wolf

Der Pader-Wolf

Es ist kalt außen und drinnen aber meistens, ich habe die Bestie außen. Ich soll mit meinen eigenen Bestien ins Zimmer kämpfen.

Ezequiel und Freyna sind nicht mehr hier… jetzt gibt es nur „wirkliche Leute“. Manchmal vermisse ich sie, andere mal mehr, ich bin froh an am Fenster nicht zu sehen, dass sie meine Dingen ergreifen.

Ein Jeder lebt für sich. Vielleicht niemand kann jetzt verstehen. Man soll suchen und warten wissen. Wie eine Zeitunganzeige. Endlich jemand wird kommen. Ohnehin das Fatum ist sehr lustig. Aber jetzt weiß ich, dass ich unbemerkt bleibe nicht. Nur solle ich die Augen zu halten, das beste Grinsen, und der innen “Hallo”.

Etwas schlägt mein Fenster: die Bestie, die brüllt. Ihr Schrei schlägt das Glas auf. Ich will Vogel, Löwe oder Falter nicht sein. Ich will die Transformation des anderer nicht. Diese ist meine.

Ich öffne das Fenster, der Wolf kommt, dreht meine Haare, friert mich mit seinem Atem ein, aber er ist fötid nicht, sondern frisch wie die Minze. Ja! Das Wind riecht zu Minze. Das Rot, dass er im Rücken trägt es ist nicht Blut, es ist die Vision der Decken der Häuser. Er kommt mit mir, neben mich, beugt den Kopf und lasst sich anfassen.

Ich sehe wie er entfernt sich, aber die Wirklichkeit ist, dass er nie geht sich. Da war, ist und wird sein, irgendwo wo ich atme. Und mal, er wird aufbrüllen, damit ich ihn hineingehen lasse.

El Pader-Wolf

Hace frío afuera y adentro, pero al menos, tengo a la bestia afuera. Hay que lidiar con las propias en la habitación.

Ezequiel y Frenya no se han aparecido más por aquí… ahora sólo hay gente “real”. A veces les hecho de menos, otra más, me alegro de ya no cacharlos tomando mis cosas a través del reflejo de la ventana.

Uno vive para sí. Quizá ahora nadie pueda entender. Hay que saber buscar y esperar; es como un anuncio de periódico. Al final, alguien tendrá que llegar. De todas formas el destino es muy gracioso. Al menos, ahora, sé que no pasa uno desapercibido. Simplemente hay que saber sostener la mirada, la mejor de las sonrisas, el “Hallo” interior.

Algo golpea mi ventana: es la bestia que ruge. Su aullido se choca contra el cristal. No quiero ser ave, ni león, ni mariposa. No quiero vivir la transformación de otro. Ésta es la mía.

Abro la ventana, el lobo entra, revuelve mis cabellos, me congela con su aliento pero no es fétido, sino fresco como la menta. !Sí¡ El aire huele a menta… Lo rojo que lleva en su lomo no es sangre, son las visiones de los techos de las casas. Se echa a mi lado, agacha la cabeza y se deje acariciar.

Veo cómo se aleja pero realmente nunca se va. Ahí estuvo, está y estará donde sea que respire, y de tanto en tanto, aullará para que le deje entrar.