Los dueños de los intereses


Detrás de los que comandan los gobiernos, detrás de los que legislan, los que vigilan las leyes y los que administran, están las verdaderas personas que mandan. Los que tienen el poder no son otros sino los grandes corporativos; los que tienen las riendas no son otros sino los que tienen el dinero.

Si no nos vamos muy lejos, aplicándolo a nuestro país, podemos encontrar que los que mandan en México son los dueños de los grandes capitales y los medios, como por ejemplo, Televisa.

El presidente es un mero títere que obedece al servicio de los profesionales en maquilar engaños, todo por el bien de sus bolsillos.

Si algo no le agrada o afecta los intereses de alguno de los dueños de las grandes corporaciones, simplemente mueven todo el aparato para acomodarse mejor. El gobierno está a sus órdenes. Los diputados legislan para que paguen menos impuestos…

Pero, bueno, regresando a la globalización y al resto del mundo sinceramente no hay mucha diferencia.

Los jefes de estado de los grandes países ni siquiera son tan fuertes como para enfrentarse a las grandes transnacionales, que sólo les dejan un pequeño espacio para gobernar verdaderamente.

E.U.A  no es grande por sí mismo, es grande gracias a sus transnacionales. Existen Mac Donald’s en cada rincón del planeta y un 90% del cine que se consume es de producción americana.

El capitalismo que vivimos actualmente, en conjunto con la globalización nos lleva a consumir, mientras que la sociedad de información que somos es rebasada por los propios medios, hasta llegar a un estado narcotizante.

El reparto de la riqueza del mundo está tan desequilibrado que es posible que grupos reducidos, empresas o personas tengan fortunas aún más grandes que los PIB de muchas naciones.

México tiene al hombre más rico del mundo. Pero México no es rico. Carlos Slim Helú tiene una fortuna que equivale al 6% del PIB mexicano. Un hombre y su familia tienen en sus manos el 6% del producto interno bruto de una nación con 108 millones de personas y de éstos, casi 53 millones de pobres.

Aunque parezca sacado de una película de James Bond, donde grupos de personas destruyen y venden gobiernos, la realidad es que no está muy lejos de ser así.

Podemos verlo en un futuro cercano. El “presidente de Televisa” el “Barbie masculino” o el “niño bonito”: Enrique Peña Nieto.

Si éste pintoresco personaje de telenovela llega a ganar las elecciones… nosotros como mexicanos debemos preguntarnos ¿Quién realmente va a gobernar?

En el mundo los intereses mueven. Los intereses mandan.

En el mundo son las acciones de la bolsa las que marcan como se gobiernan naciones llenas de millones de personas que ni saben qué es la bolsa. Es un cruel y escabroso juego de especulación, con beneficios para pocos y consecuencias para todos. Es jugar con fuego y quemar los bosques.

Un gigantesco fraude puede crear o empeorar una crisis mundial. Corporaciones nacen, cambian de manos o se desploman en cuestiones de horas mientras la gente promedio “vive su vida” sin darse cuenta de lo que sucede alrededor.

Hace décadas la especulación y dolarización de la economía nacional empeoró las crisis, de la cual seguimos y seguiremos padeciendo.

No es que sea catastrofista. Sin embargo los verdaderos dueños y amos del mundo no dejarán fácilmente que su reino se venga abajo. Tienen a los que deberían defendernos, en la bolsa, literalmente.

Para algunos sólo les queda elegir la salsa con la que quieren ser cocinados.

O podemos comenzar a cambiar.

Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: