6. Herzensbrecher

6. Herz Zerbrecher

-Oye, siente algo raro en el pecho, como una punzada…

-¡Qué va! ¿Sabías que es mentira eso de que el corazón duele?

-¿En serio?

-Japps, así es. Te dolerá alguna otra cosa, el bazo o algún músculo.

-El corazón es un músculo, genio.

-Sí, pero ya te dije que no duele…

Ella se despidió y pulsó el botón rojo para bajarse del camión. A pesar de lo que le había dicho su amigo, seguía teniendo esas “punzadas” pero se limitó a ignorarlas.

Ella tenía miedo, el más terrorífico de todos, una pesadilla en carne propia; le tenía miedo al amor.

Pensarán que es como tenerle miedo a un Chihuahua, que en su debido caso sí hay que temerles pues aunque son pequeños, muerden como pirañas. Como sea, le tenía miedo al amor y no al hecho de que la engañaran sino a terminar con el corazón roto.

Por ejemplo, ahora. Tenía a su lado a alguien maravilloso, alguien en quien confiaba en el tema de la fidelidad pero que por la misma razón de que era muy sincero, ella sabía que cuando él no quisiera nada más, se lo diría a ella con total tranquilidad. Le aterraba que eso sucediera de un día para otro, un

“Hola, ¿qué tal? ¿cómo va tu día? ¡Ah! ¿Sabes? Necesito decirte algo: ya no te quiero”.

Kaputt.

Le punzó lo que fuera que tuviese y se mordió los labios tratando de alejar esos pensamientos de su mente.

-¡Es ridículo, una total estupidez tenerle miedo al amor!

Conforme fue pasando el día, sus ideas se recrudecieron. Empezó a escuchar voces -sus voces- algunas clamaban atención a gritos, indicándole que disfrutara lo que tenía ahora. Otras reían. Algunas más le decían que fuera fría. Un alguien igual a ella pero con una apariencia bastante perversa, se posó a su lado.

-¡Hey! -Saludó.

-¿Quién eres?

-Hmm… Pero sí que me vas a romper el corazón -dijo con sarcasmo-. ¿No ves que soy igualita a ti?

-Yo no tengo el cabello plateado.

-No es plateado… es blanco, ciega.

-Y también tengo modales.

-Claro… En fin, no estoy aquí para ayudarte.

-¿Que no eres mi conciencia?

-No, tu conciencia es muy… inconsciente. Soy tu miedo.

-¡Vaya! Pues sí que asustas.

-Deberías verte en un espejo. -Sonrió el miedo.

-Bueno ¿qué quieres?

-Fácil: quiero librarme de ti. Es muy aburrido estar siempre contigo. ¿Miedo al amor? ¡Por favor! Hay muchas cosas horribles en el mundo: armas nucleares, el calentamiento global, artistas pop, payasos o arañas… ¿Pero el amor? De todas las personas que me pudieron haber tocado, eres la más ridícula.

Ella miró al miedo con desdén. Y siguió caminando hasta sentarse junto al lago, para alimentar a las tortugas. El miedo se apareció a su lado.

-Escucha… tengo la forma de conseguir que yo desaparezca. ¿Te interesa?

La chica le prestó atención entonces a su ángel mal hecho.

-¿Cómo puedo no tenerle miedo al amor?

El miedo sonrió, mostrando sus hileras de dientes afilados y puntiagudos.

-Observa, tengo esta … ehm… varita mágica, o como quieras llamarle, que sirve para abrir tu corazón.

-Eso suena bien… ¿Cómo funciona?

-Sólo debes llegar hasta tu corazón y abrirlo. Así, ya no sentirás miedo. Toma -Le dio el “instrumento”-.

Ella sintió un dolor agonizante. Pero veía en su pecho la luz de su corazón, que se desbordaba como un manantial de pureza.

-¡Lo estoy abriendo, lo estoy abriendo! -gritó ella.

-Chao. Loca.

La luz desapareció: se volvió líquida y roja.

El punto más brillante, del cual irradiaba toda esa materia, se hizo grande como un puño.

Su última mirada fue su corazón, destrozado, entre sus manos sangrientas.

Fue encontrada 20 minutos más tarde, unos niños que jugaban cerca descubrieron el cadáver de una chica, joven y no muy alta. Al parecer, alguien le había abierto el pecho y arrancado el corazón, para luego ponérselo en su mano izquierda.

-Tal vez tenemos frente a nosotros el caso de un asesino serial. -Comentó un oficial de policía, aficionado a los Krimis (Novelas criminales).

-Ah… -Suspiró con languidez el jefe-. Esperemos que venga perciales y haga el moviemiento. Y que digan que fue pasional. Mañana es feriado y el presidente ha declarado fin de semana largo y no quiero pasármela trabajando por esto.

Cuando llegó periciales, el caso fue declarado como un suicidio, para alivio del jefe. Se había encontrado en la mano derecha una vara delgada, pero gruesa y con la punta aguda como si de una esta se tratase, manchada de sangre. Se determinó que estaba ahí pre-mortem.

La verdad era que el asesino serial también estaba muerto.

El miedo estaba enamorado del amor y había decidido suicidarse para ya no sentir más.

Anuncios

Los dueños de los intereses

Detrás de los que comandan los gobiernos, detrás de los que legislan, los que vigilan las leyes y los que administran, están las verdaderas personas que mandan. Los que tienen el poder no son otros sino los grandes corporativos; los que tienen las riendas no son otros sino los que tienen el dinero.

Si no nos vamos muy lejos, aplicándolo a nuestro país, podemos encontrar que los que mandan en México son los dueños de los grandes capitales y los medios, como por ejemplo, Televisa.

El presidente es un mero títere que obedece al servicio de los profesionales en maquilar engaños, todo por el bien de sus bolsillos.

Si algo no le agrada o afecta los intereses de alguno de los dueños de las grandes corporaciones, simplemente mueven todo el aparato para acomodarse mejor. El gobierno está a sus órdenes. Los diputados legislan para que paguen menos impuestos…

Pero, bueno, regresando a la globalización y al resto del mundo sinceramente no hay mucha diferencia.

Los jefes de estado de los grandes países ni siquiera son tan fuertes como para enfrentarse a las grandes transnacionales, que sólo les dejan un pequeño espacio para gobernar verdaderamente.

E.U.A  no es grande por sí mismo, es grande gracias a sus transnacionales. Existen Mac Donald’s en cada rincón del planeta y un 90% del cine que se consume es de producción americana.

El capitalismo que vivimos actualmente, en conjunto con la globalización nos lleva a consumir, mientras que la sociedad de información que somos es rebasada por los propios medios, hasta llegar a un estado narcotizante.

El reparto de la riqueza del mundo está tan desequilibrado que es posible que grupos reducidos, empresas o personas tengan fortunas aún más grandes que los PIB de muchas naciones.

México tiene al hombre más rico del mundo. Pero México no es rico. Carlos Slim Helú tiene una fortuna que equivale al 6% del PIB mexicano. Un hombre y su familia tienen en sus manos el 6% del producto interno bruto de una nación con 108 millones de personas y de éstos, casi 53 millones de pobres.

Aunque parezca sacado de una película de James Bond, donde grupos de personas destruyen y venden gobiernos, la realidad es que no está muy lejos de ser así.

Podemos verlo en un futuro cercano. El “presidente de Televisa” el “Barbie masculino” o el “niño bonito”: Enrique Peña Nieto.

Si éste pintoresco personaje de telenovela llega a ganar las elecciones… nosotros como mexicanos debemos preguntarnos ¿Quién realmente va a gobernar?

En el mundo los intereses mueven. Los intereses mandan.

En el mundo son las acciones de la bolsa las que marcan como se gobiernan naciones llenas de millones de personas que ni saben qué es la bolsa. Es un cruel y escabroso juego de especulación, con beneficios para pocos y consecuencias para todos. Es jugar con fuego y quemar los bosques.

Un gigantesco fraude puede crear o empeorar una crisis mundial. Corporaciones nacen, cambian de manos o se desploman en cuestiones de horas mientras la gente promedio “vive su vida” sin darse cuenta de lo que sucede alrededor.

Hace décadas la especulación y dolarización de la economía nacional empeoró las crisis, de la cual seguimos y seguiremos padeciendo.

No es que sea catastrofista. Sin embargo los verdaderos dueños y amos del mundo no dejarán fácilmente que su reino se venga abajo. Tienen a los que deberían defendernos, en la bolsa, literalmente.

Para algunos sólo les queda elegir la salsa con la que quieren ser cocinados.

O podemos comenzar a cambiar.

Hier kommt das Schicksal

Ich habe immer gedacht, jeder macht sein selbes Schicksal. Jetzt kommt meines. Es ist kompliziert zu erklären… Erste soll ich den Zeitplan machen, der für das nächste Semester ist. Dieses Semester hat nicht noch geendet und ich soll wissen welche Vorlesungen werde ich nehmen!

Das ist unglaublich… Ok. Aber das kompliziert es ist nicht das. Vielleicht, ob ich ein normales Mädchen, könnte ich ein ganzes normales Semester haben. Aber nein… Das Mädchen will ein Tausend Dingen machen: Sozialdienst, die Bearbeitung für das Austauschsemester, ah! und den Roman.

Ich bin ehrlich. Es mir egal. Ja, ich wohne fast fast in der Uni. Und? Ja, ich esse die erste Sache, die ich im Kühlschrank sehe, ich schlafe 5 Stunden pro Tag. Aber, ich bin glücklich ^^

Heute, jemand besonderer hat mir gesagt “Glücklich ist eine innere Zufriedenheit in sich zu haben”. Naja, ich liebe stressend bin. Wirklich. Also, ich meine “nicht immer, natürlich” aber wenn ich viele Arbeite machen muss, habe ich immer alles fertig und gut gemacht.

Jetzt, z.B habe ich schlechte Laune. Hatte. Ich bin besser; es ist immer gut schreiben.

Ich gucke gerade meine Zeitplan… sie sieht sich nicht so schlimm. Ich werde die erste meiner Generation sein, die anmelden kann. Ja,ja… Ich weiß, es gibt immer einen Fehler von meiner Fakultät ¬¬ (Ich hoffe, dieses mal nicht!) und ich werde improvisieren sollen. Aber, ganz ok. (Immer positiv :D… -.-) Ich habe viele Chancen: mit dem Sozialdienst oder keinem, aber alles mit vielen Arbeit ^^.

Na, das wird gut. Nächstes Semester soll gut gehen. Und ich bin sicher, Nächster Jahr wird noch mehr super.

Hey, Zeit zu ruhen! Hier kommt der Schnee!

P.S: Viel Glück mit der pre-Anmeldung für mich.