Ganadores Oscares 2011

Aquí está la lista completa de los premios Oscar 2011.

 

– Mejor película: “The King’s Speech”

– Mejor director: Tom Hooper “The King’s Speech”

– Mejor actor principa: Colin Firth “The King’s Speech”

– Mejor actriz principal: Natalie Portman “Black Swan”

– Mejor Dirección de Arte: Alicia en el País de las Maravillas
– Mejor Fotografía: Inception
– Mejor actriz de reparto: Melissa Leo (El Ganador)
– Mejor corto animado: The Lost Thing
– Mejor película animada: Toy Story 3
– Mejor guion adaptado: Red Social (Aaron Sorkin)
– Mejor guion original: El Discurso del Rey (David Seidler)
– Mejor película de habla no inglesa: In a better world (Dinamarca)
– Mejor actor de reparto: Christian Bale (El ganador)
– Mejor banda de sonido: Red Social (Trent Reznor y Atticus Ross)
– Mejor sonido: El Origen
– Mejor edición de sonido: El Origen
– Mejor maquillaje: El Hombre Lobo
– Mejor vestuario: Alicia en el País de las Maravillas
– Mejor corto documental: Strangers No More
– Mejor cortometraje: God of Love
– Mejor documental: Inside Job
– Mejores efectos visuales: El Origen
– Mejor edición: Red Social
– Mejor canción original: We Belong Together (Randy Newman – Toy Story 3)
– Mejor director: Tom Hopper (El Discurso del Rey)

Crónica de un sueño lejano: De las metas a la realidad con el idioma alemán.

Por: Vicereine Stfeir.

Fue hace muchos años, en el mundial de Francia 98’ cuando tuve mi primer acercamiento a Alemania. Eran octavos de final y la Mannschaft le dio la vuelta a la selección mexicana, terminando el sueño en el quinto partido.

Ese día quedé impresionada por el juego y, conforme fui creciendo, comencé a investigar sobre la cultura alemana. Con el tiempo, Alemania se volvió la cuna de lo que me gustaba: música, literatura, arte, filosofía.

Sobre todo recuerdo a las ciencias sociales; la Teoría de la Comunicación y la revuelta ideológica que surgió en la Escuela de Frankfurt me atrapó de tal forma que me dije a mi misma que algún día estudiaría ahí.

Pero era una joven bachiller que veía tal situación más como un sueño que una realidad. Sin embargo, la vida no hay que soñarla, sino convertir los sueños en la vida.

Llegó el tiempo de ir a la universidad. El lugar, la Universidad Veracruzana, en Boca del Rio; la carrera, Ciencias de la Comunicación. Y un mundo de conocimientos nuevos se abrió frente a mi, de entre los cuáles resurgió mi sueño anhelado, cuando un profesor de filosofía me contó que había viajado a Alemania de intercambio unos meses.

Sin mucha información de por medio, me propuse buscar un intercambio académico y el primer paso, y el más importante, era aprender otro idioma.

Era el verano del 2010 cuando entré a segundo semestre. Había conocido a una joven egresada de mi facultad que había realizado un intercambio a Francia. Creyendo que había más posibilidades, fui al centro de idiomas de mi Universidad para inscribirme, en primera instancia, en Francés. Pero pos razones académicas no pude hacerlo.

Sólo había escuchado de intercambios al país Galo, pero era ya mucho lo que había despertado Alemania en mi, que decidí aprender el idioma. Y buscar estudiar allá, sino era ahora, al acabar la licenciatura.

Una tarde, una amiga que se encontraba estudiando alemán en otra escuela, me dio su libro. Me había maravillado lo poco que ella me había leído y el hecho de entender el texto me emocionó. Con un intercambio de miradas sólo me dijo “llévatelo”.

Junto con este y otros libros zarpó mi aventura autodidacta. No fue fácil, obviamente. El idioma alemán era algo completamente desconocido para mi. Pero con exhaustivas búsquedas en la red, me apoyé en cursos en línea, entre los que destaco el que ofrece gratuitamente la cadena de televisión alemana Deutsche Welle.

Debo recalcar que el tener un buen conocimiento de nuestra lengua materna, el español, es algo fundamental en el aprendizaje de una lengua extranjera. No podemos aspirar a hablar otro idioma si no conocemos bien el nuestro.

De este modo, esas vacaciones de verano, los días enteros comencé a prepararme para, en el inicio del siguiente semestre, tomar una educación formal de la lengua, en el centro de idiomas de mi universidad.

Con nervios, hice el examen de clasificación que ofrece el centro de idiomas para intentar avanzar un poco más. Las manos me sudaban y sentía algo parecido a un vacío en el estómago. Durante la prueba, de la cual sabría los resultados a la mañana siguiente, poco a poco fui dejando de lado esos nervios, convenciéndome de dar lo mejor y que, cualquier resultado sería bueno. Si no saltaba ningún nivel, entraría desde el principio. Lo importante era estar dentro.

A la mañana siguiente mi corazón se llenó de satisfacción cuando la hoja de solicitud del examen marcaba que debía ingresar al nivel básico 3. Iniciaba mi segundo año de la carrera (tercer semestre) con el pie derecho.

Desde entonces, cada tarde iba con gusto al centro de idiomas. Se volvió rápidamente mi materia favorita. De lunes a jueves, esperaba con ansias que fueran las seis de la tarde para aprender alemán.

Fue difícil el no entender mucho al principio. Pero debo reconocer la gran calidad humana de mis compañeros y mi profesora, sin los cuáles no habría podido avanzar como lo hice.

También me sentí con suerte. El hecho de que mi Universidad pudiera apoyarme para aprender otra lengua era muy motivante, pues si bien el público en general puede acceder a los cursos, a los que estudiamos en la UV nos validan la materia en nuestro plan de estudios.

Llegó el día en que el curso se acabó y ahora se asomaba la incertidumbre sobre si se abriría el siguiente nivel para nosotros. Esto no sucedió, pero como ya había ocurrido una vez, la única manera de salir adelante era con el esfuerzo y, de nuevo, presenté examen junto con otro compañero de ese curso, para ingresar al nivel 5, que sí se abriría.

Hoy en día estoy ya en el cuarto semestre de mi carrera y reconozco que gracias a la oportunidad de estudiar Alemán, he podido abrir un poco más mi mente. Esto es, consultando páginas o diarios alemanes y aplicarlo a mi carrera. Es gratificante escuchar una canción y entender, al menos la idea principal, lo que dice. Pero aún falta mucho camino por recorrer.

Agradezco de corazón a mi maestra, que confío en mi para saltarme un nivel y seguir en clase. Y a mi Universidad por ofrecer estos caminos, no sólo a los que estudiamos aquí, sino a todo aquel que quiera aprender una lengua extranjera, sea alemán, italiano, francés, chino o inglés.

Me enorgullece pertenecer a la UV y saber que como centro de estudios es responsable para con la sociedad en general.

Es casi el finales de febrero y tengo en mis manos un folleto sobre intercambios estudiantiles al extranjero. En mi facultad me han dado el nombre de la Universidad que tiene mi carrera, Comunicación. Ahora es cuestión de ingresar papeles y seguir adelante con el idioma.

Estoy consciente de que, logre o no irme el siguiente semestre a estudiar a Alemania, lo que he aprendido en este tiempo no tiene precio alguno. Este conocimiento es invaluable para mi y he volcado todas mis energías para, como meta a corto plazo, lograr certificarme en un nivel A1 o A2.

Ahora ya no sueño despierta.

Llega la tarde y preparo mis libros para ir al centro de idiomas. Es la hora que espero desde que despierto. He tratado de involucrar un poco más el alemán en mi vida, puesto que tenemos la ventaja de estar muy familiarizados con el inglés, por la cercanía de Estados Unidos, pero no así con el alemán. Trato de poner cualquier aparato que pueda configurarse en alemán, o redes sociales. Es muy útil, pues con la rutina uno va familiarizándose con las palabras.

Miro la pared de mi habitación antes de salir con destino al centro de idiomas. “Träume nicht dein Leben, lebe deine Träume”, leo en grandes letras.

Hoy, más que saber qué dice, entiendo su significado, su esencia: No sueñes tu vida, vive tus sueños.

Cancelado el año de México en Francia

Que el año de México en Francia acerque nuestras culturas, establezca vínculos más estrechos para favorecer la comunicación, la comprensión mutua de nuestras naciones y la paz por medio de un diálogo basado en el respeto de nuestras idiosincrasias. En este particular contexto que no se confunda el conjunto del pueblo mexicano y del pueblo francés con un asunto de justicia, ello en nombre de la amistad franco-mexicana. Las respectivas instancias jurídicas, nacionales e internacionales de cada país hallará la forma de resolver su diferente por medio de la diplomacia. Quirec Chantraine, desde Veracruz, 14/02/11- 22:47.

Por Mónica James.

Conocí a Quirec Chantraine hace un año y medio. Era mi profesor de frances en el centro de idiomas.

Gracias a las conversaciones que sostenia con la clase y la información que encontraba en su pagina web, me enteré sobre la celebración del año de Mexico en Francia y me indigno el depender de su intervención para enterarme de un hecho tan importante para ambas naciones.

Universitaria, inmadura, ingenua y con una capacidad financiera tan incierta como delicada, no pude hacer mas que limitarme a imaginar sonriente, la celebración en la capital francesa.

Pasados meses y gastadas horas en lectura e investigación hasta saciar mi curiosidad: ¿Donde se celebrará? ¿Qué conferencias, simposios se ofrecerán? ¿Que intelectuales o estudiosos nos representaran?…

Mil y un preguntas circularon de mis dedos al teclado para ser contestadas por la magia del internet.

Hoy, tras apenas cruzar el umbral de mi casa escuche el noticiero, el “Teacher” intentando traducir las zandeces politicas que se difunden normalmente, armando un circo de cada suceso banal que se cruza en la agenda pública.

Esta vez, la decepción fue mas grande, mas preocupante, mas profunda.

Por primera vez en los  4 meses que he esperado anuncios sobre el ya mencionado evento, este fue nombrado en un noticiero a nivel nacional dandole la importancia que se merecia, pero no fue para ilustrar ni alegrar a los televidentes sino para acusar al gobierno francés y culminar con el chisme del momento EL AÑO DE MEXICO EN FRANCIA HA SIDO OFICIALMENTE CANCELADO.

Luego de semanas escuchando estupideces sobre si Kalimba violo a una chava en Cancún, de si en el 2012 se acababa el mundo o a México se lo llevaba la chingada antes de esa fecha, la decepción se torno en ira.

Los noticieros atacaban abiertamente al gobierno francés, mostraban declaraciones fuertes, decididas y en ciertas instancias, autoritarias. Exigencias que llegan a ser despectivas, amenazantes. Si, soy lo bastante mexicana para sentirme molesta por ello, pero al mismo tiempo, se perfectamente que los 3 segundos transmitidos no representan ni de coña la esencia del mensaje original.

Luego aparecen declaraciones redundantes, incoherentes y sin fundamentos de varias figuras públicas, haciendo el papel de Carmen Salinas en plan de opinólogos, como era de esperarse, excusando la decisión de México de retirarse.

Retumbó en mi oido una frase irritante, estúpida y deplorable: “ninguna extranjera nos va venir a decir como manejar nuestras políticas exteriores”. Parecia más una afirmación salida de mitotes partidistas que de una declaración oficial de la subsecretaria de Relaciones Exteriores.

¡Ahora resulta que todo el pinche mundo es patriota!

Tras gastarse poco menos de 25 millones de euros en los diferentes eventos, México tira la toalla afirmando que el proyecto era inviable, decisión que tomó escasas horas contra los casi 2 años de planeaciones.

El caso Cassez, de ser algo judicial, paso a convertirse en una joya nacional por la que ambos paises se pelean a ver quien sale mas chingón. Resulta ofensivo que la supuesta politica de dialogo, amistad, integración y respeto que nos han vendido este sexenio responda a declaraciones vacías como una prostituta a la que no le pagaron.

¿Cómo podemos nosotros esperar que se nos respete cuando nuestra autoridades se muestran sin dignidad alguna bajandose los calzones ante el vecino del norte? ¿Es acaso aplaudible que canten al ritmo de USA, y manden al carajo un evento cultural de tal importancia tan arbitrariamente?

Las cancelaciones y las trabas inminentes señalaban claramente esta medida, pero en lugar de pedir respeto y de buscar una salida diplomatica antes de responder agresivamente (como se hace con Obamita y Doña Hilaria cada que se entrometen de más en la “autonomía” mexicana), se comportan como si una nueva invasión francesa estuviera a la vuelta de la esquina.

EL AÑO DE MEXICO EN FRANCIA no debe depender de políticos y burócratas soberbios, que solo piensan en pararse el cuello ante los ignorantes con gastos superfluos y lucecitas hipnóticas. Aquellos mexicanos que nos enorgullecimos con el intento de creciente hermandad con la unión europea y conocimos perfectamente la reciprocidad recibida a nuestros esfuerzos.

El internet esta lleno de chistes vacios, mensajes cadena, pornografía. Ocupemos estos espacios desperdiciados para abrir una ventana que la politica nos ha cerrado, compartamos lo que les es imposible negarnos a decir. Un video, un consejo, una lectura, una receta o  la simple tarea de escuchar y aprender valera millones de veces  más que cualquier presentación hipócrita que puedan ofrecernos.

Interactuemos y hagamos con nuestros actos que todos los años se celebren nuestras culturas.